Una carta de amor para… Alemania

Inspiración de viajes


15 February 2021

| 15 February 2021

Alemania, un país histórico, hermoso, acogedor y vanguardista, es un destino atractivo para cualquier ocasión: desde un fin de semana rápido hasta un tour completo

Si piensas en destinos para tus futuras vacaciones en Europa, posiblemente Alemania no sea la opción más obvia. Y es que no es necesariamente famoso por sus playas, sus centros turísticos para ir de fiesta o su gastronomía de renombre mundial. Pero eso no es todo lo que un país necesita para ser un lugar excelente para visitar, y nosotros creemos que Alemania es increíble. Por eso, cuando llegue el momento de viajar de nuevo, estos son algunos de los motivos por los que a ti también te encantará.

Guay y artística

Hamburgo es una enorme ciudad portuaria industrial en la costa norte del paísHamburgo es una enorme ciudad portuaria industrial en la costa norte del país — Shutterstock

Por supuesto, Berlín es catalogada constantemente como una de las ciudades más guay del mundo, y eso se debe en gran medida a que lo es. Incluso en los años 70, cuando estaba dividida, seguía atrayendo a artistas y músicos de todo el mundo para sumergirse en su atmósfera sombría. En la actualidad cuenta con clubes, bares, galerías, mercados y tiendas que podrías pasar toda tu vida descubriendo. Pero eso no es todo lo guay que Alemania tiene para ofrecer.

Está Hamburgo, una enorme ciudad portuaria industrial en la costa norte del país, que siempre ha acogido a trotamundos, viajeros, vagabundos y desamparados que han llegado a ella durante siglos. Actualmente, acoge esa diversidad cultural como una de las ciudades más vibrantes de Europa.

Al este de Alemania, la zona de Neustadt de Dresden está formada por una serie de calles llenas de recintos para conciertos, bares, tiendas de música y librerías; todas decoradas con arte callejero, esculturas peculiares y mucho color. Al otro lado del país, Düsseldorf, la ciudad donde se formó la banda Kraftwerk, precursora de la música electrónica, deja atrás su pasado industrial para convertirse en un centro de diseño y gastronomía de vanguardia.

Encanto del viejo mundo

Alemania también alberga algunas de las ciudades más "europeas" de todo el continente, con adoquines, calles estrechas y edificios coloridos y torcidosAlemania también alberga algunas de las ciudades más “europeas” de todo el continente, con adoquines, calles estrechas y edificios coloridos y torcidos — Shutterstock

Por otra parte, Alemania también tiene algunas de las ciudades más “europeas” de todo el continente. ¿Qué te parecería conocer una ciudad europea antigua típica? ¿Adoquines? ¿Catedrales majestuosas con chapiteles que llegan al cielo? ¿Mercados cubiertos que desembocan en calles estrechas? ¿Edificios coloridos y torcidos que han visto al mundo cambiar durante la última mitad de milenio y que hoy siguen en pie con orgullo? Pues bien, Alemania tiene todo eso y mucho más.

Tomemos como ejemplo a Nuremberg, una imagen de caja de bombones, con calles serpenteantes y casas con tejados a dos aguas. ¿Y qué decir de Heidelberg, enclavada bajo la sombra de su imponente castillo de arenisca en la ribera del río Neckar? O tal vez Lübeck, una hermosa ciudad gótica, antiguo puerto comercial hanseático y capital mundial del mazapán. En Alemania nunca te faltará un lugar de grandiosa belleza.

Fútbol para todos

Incluso si no consigues una entrada para uno de los sitios más famosos (Dortmund con su famosa "gelbe Wand"), dondequiera que vayas, vivirás una experiencia inolvidableIncluso si no consigues una entrada para uno de los sitios más famosos (Dortmund con su famosa “gelbe Wand”), dondequiera que vayas, vivirás una experiencia inolvidable — Ververidis Vasilis / Shutterstock

En el vacío moral, egocéntrico y lucrativo del mundo del fútbol, el aficionado suele ser uno de los últimos en tomarse en cuenta. En muchos estadios el ambiente es soso, pues los aficionados locales no pueden asistir y son sustituidos por personas que prefieren sentarse y exigir que se les entretenga como si estuvieran en el teatro.

En Alemania no ocurre lo mismo. Los clubes deben respetar la regla 50+1, es decir, que ningún propietario puede ser accionista mayoritario y utilizar el club como instrumento financiero (y los grupos de aficionados de la oposición se oponen enérgicamente a los clubes que consideran que violan esta regla, entre los que destacan el Hoffenheim y el RB Leipzig).

Los clubes de fútbol tienden a seguir siendo instituciones sociales, algo que se ha perdido en muchos países. Las entradas son baratas, los estadios se llenan, el ambiente es formidable sin cruzar, por lo general, la línea de lo hostil, abunda la cerveza y la calidad de los partidos es excelente. Incluso si no consigues una entrada para uno de los sitios más famosos (Dortmund con su famosa “gelbe Wand” o St. Pauli con sus turistas hipsters), dondequiera que vayas, vivirás una experiencia inolvidable.

El peregrino feliz

Las imponentes formaciones rocosas del Parque Nacional de Sächsische Schweiz son una de las maravillas naturales de AlemaniaLas imponentes formaciones rocosas del Parque Nacional de Sächsische Schweiz son una de las maravillas naturales de Alemania — Shutterstock

Si te alejas de las ciudades y te adentras en el campo, encontrarás algunas de las rutas de senderismo y ciclismo más maravillosas que ofrece Europa. No son precisamente desafiantes, pero sin duda son gratificantes.

Sorprendentemente, un tercio del país está cubierto de selva. Situada en el estado suroccidental de Baden-Württemberg, la Selva Negra es probablemente la más famosa, con sus montañas, barrancos y cascadas, pero también está la Reserva de la Biosfera Spreewald de la Unesco, cerca de Berlín, los sistemas de cuevas del Bosque de Teutoburgo, los lagos bordeados de árboles y las imponentes formaciones rocosas del Parque Nacional de Sächsische Schweiz, en la frontera con la República Checa, y muchos otros lugares.

En muchas de estas selvas y bosques encontrarás castillos. Y no cualquier castillo, sino castillos fantásticos, fabulosos, de cuento de hadas, algunos de ellos construidos como muestra de poder, otros como uno de los regalos más extravagantes otorgados a alguien, jamás. No existe mejor manera de imaginar una época del pasado llena de romance, caballerosidad y esplendor.

Gente trabajadora y atractiva

En Alemania la gente es amable, dispuesta a charlar (casi siempre en un inglés impecable si no hablas alemán) y, la mayoría parece estar satisfecha con lo que tieneEn Alemania la gente es amable, dispuesta a charlar (casi siempre en un inglés impecable si no hablas alemán) y, la mayoría parece estar satisfecha con lo que tiene — Shutterstock

Existe el prejuicio de que los alemanes son oficiosos, secos y sin sentido del humor. Voy a desmentirlo ahora mismo. Lo que los demás podrían ver como una arrogante falta de pasión es, desde mi punto de vista, simplemente un discreto sentido de orgullo. No un orgullo agresivo y nacionalista, sino un reconocimiento de que todos han trabajado (y lo siguen haciendo) para que todo sea lo más agradable posible. Un orgullo que nunca cruza la línea de la petulancia, sino que sencillamente afirma que es muss sein.

Es un país atractivo, limpio y elegante, con sentido de identidad histórica que celebra sus logros y reconoce sus errores. Incluso en las grandes ciudades la gente es amable, dispuesta a charlar (casi siempre en un inglés impecable si no hablas alemán) y, la mayoría parece estar satisfecha con lo que tiene. Visita un bar de cualquier ciudad alemana una noche y contempla un salón lleno de gente feliz y bien parecida que ríe y se lo pasa bien en su país próspero, seguro y con una gran conciencia social. Si eso no despierta en ti ni siquiera un leve deseo de tener una vida tan fácil y cómodamente satisfactoria como esa, me temo que no podemos ser amigos.

Lee sobre nuestro amor por otros países en Kiwi.com Stories.