Escapadas de última hora a Canadá

Destinos


|

¿Te apetece un viaje relámpago por poco dinero? Estas son nuestras propuestas (y las de nuestros clientes) para que te montes una escapada improvisada a Canadá.

En Kiwi.com te esperan ofertas de escándalo para destinos de todo Canadá. Si estás buscando un viaje barato por un país increíble, esta es la tuya. Aquí te dejamos varias rutas que nuestros usuarios más aventureros han reservado en un impulso: ¡en menos de tres días después de comprar el billete ya estaban volando! Si tienes ganas de hacer lo mismo aprovechando la temporada baja, estos son los destinos que te recomendamos.

Vancouver

Butchart Gardens on Vancouver IslandVancouver es una ciudad magnífica en la que nunca estarás muy lejos de una espectacular zona verde — Shutterstock

En muchos sentidos, Vancouver responde a la imagen que mucha gente tiene de las ciudades canadienses: rascacielos de acero y cristal, un puerto lleno de movimiento, montañas a un lado, el océano al otro, una brisa energizante y una atmósfera limpia y amistosa que le levantaría el ánimo a cualquiera.

Vancouver comparte muchas cosas con sus vecinos costa abajo, ya que su estilo de vida tiene un aire estadounidense que se manifiesta en una vibrante escena artística y la voluntad de sacar partido al entorno natural. Las zonas verdes de la ciudad son ideales para dar un paseo, hacer un pícnic o montar en bicicleta (en función de la temporada, claro). Fuera del contexto urbano, puedes esquiar, hacer senderismo o navegar, entre muchas otras actividades igual de saludables. Vancouver es acogedora, moderna y estimulante, y su carácter abierto y multicultural ha dado lugar a una oferta gastronómica que está entre las mejores de Canadá. Si esta tuviera que ser la única carta de presentación del país, la verdad es que no estaría nada mal.

Edmonton

Alberta Legislature Building in Edmonton at night in front of colorful fountainsEl Edificio de la Legislatura de Alberta, en Edmonton — Shutterstock

Edmonton es la capital de Alberta, aunque es posible que estando allí ni siquiera te des cuenta. La sensación es la de un pueblo pequeño que se despierta una mañana, descubre que de repente tiene un millón de habitantes, se encoge de hombros y sigue con su vida como si nada. Su ambiente relajado y liberal no tiene la chispa ni la energía de otras ciudades canadienses, pero, en cierta forma, aquí esa tranquilidad es un punto a favor.

Edmonton se mueve más bien en la onda de la Norteamérica del siglo XXI, con una eclosión de locales de cerveza artesanal y una campaña promocional que ofrece descuentos en «restaurantes creativos, bares y cervecerías, cafés acogedores, coctelerías innovadoras y experiencias de la granja a la mesa» a través del teléfono móvil. La ciudad también esconde otros atractivos, como rutas de ciclismo de montaña a la orilla del río, excursiones en helicóptero a las Montañas Rocosas, recorridos en «segway», lugares para esquiar o pescar en hielo y diversos festivales de música, teatro y monólogos durante todo el verano. Por si todo esto fuera poco, Edmonton es candidata a ser una de las sedes de la Copa Mundial de la FIFA 2026. ¡Queda claro que aquí no se aburre nadie!

Comox

View of Comox town in front of mountainsLa tranquila ciudad de Comox es ideal para explorar la isla de Vancouver — Shutterstock

La zona de Comox, una pequeña ciudad de unos 15 000 habitantes situada en la isla de Vancouver, era conocida como kw’umuxws por las comunidades de las Primeras Naciones que se establecieron aquí hace miles de años. En la actualidad, Comox llama la atención por sus parques y áreas de recreo, la interesante artesanía local y un palpable sentido de orgullo por las señas de identidad de la isla.

Aparte de todo ello, Comox es perfecta para organizar salidas por la zona. Hacia el sur, en Victoria, se levanta el excéntrico castillo de Craigdarroch, una extravagante mansión de finales del siglo XIX que se podría describir como un «delirio neogótico». El interior de la isla está dominado por los picos salvajes y los valles boscosos del Parque Provincial de Strathcona, un microcosmos de la orografía de Canadá. Y las costas están sembradas de hermosas aldeas de pescadores y pueblos de tonos pastel, todos ellos llamados Port-algo y merecedores de una parada para disfrutar de su comida, bebida, hospitalidad y demás divertimentos.

Montreal

Street in Old Montreal at duskEl carismático barrio del Viejo Montreal — Shutterstock

Cambiamos de escenario saltando hasta una ciudad construida sobre un grupo de islas en el río San Lorenzo, en el lado este del país. Montreal, la segunda urbe más grande de Canadá con alrededor de 1,8 millones de personas, siempre está muy arriba en las listas de los mejores lugares para vivir, trabajar y estudiar. También es una referencia imprescindible para dos mundos tan distantes como los del jazz y el automovilismo: es la sede del Festival Internacional de Jazz de Montreal y, desde 1978, aquí se celebra el Gran Premio de Canadá de Fórmula Uno. Pero en esta ciudad vanguardista también bullen otras pasiones, como el hockey sobre hielo, los monólogos cómicos, la tecnología, la moda, el arte y la gastronomía.

Todo ello va en línea con la cara multicultural de Montreal, una ciudad cómodamente bilingüe y despreocupadamente orgullosa de su rico legado venido de Europa. El Vieux Montreal, el casco antiguo, es un barrio de edificios de piedra del siglo XVII que se concentra alrededor de la Place Jacques-Cartier y baja en pendiente hasta la Rue Notre-Dame y el Puerto Viejo. Las calles están repletas de tiendas, terrazas al aire libre y encantadoras cafeterías y panaderías artesanales. Si a esto le añadimos el lado moderno de Montreal, su vida artística y musical, una población joven y el hecho de que todavía es un destino relativamente poco turístico, el resultado es una gran ciudad con un corazón muy genuino.

Hamilton

Niagara Falls on a sunny day with urban buildings in the distanceVale la pena hacer un alto en Hamilton de camino a las Cataratas del Niágara — Shutterstock

Hamilton, enclavada en el extremo suroeste del lago Ontario, es una parada técnica muy popular entre los visitantes de las Cataratas del Niágara. Su crecimiento es un fenómeno relativamente reciente y, aunque quizá no tenga la diversidad y el dinamismo de Toronto (cosa que no cumple prácticamente ninguna otra ciudad de Canadá), su privilegiada situación a orillas del lago y sus muchos espacios públicos, parques y áreas de conservación de la naturaleza le dan un carácter verde y lleno de aire para respirar.

Este antiguo núcleo de la industria del acero canadiense se ha reinventado con éxito. Ahora, el espíritu tecnológico y juvenil de Hamilton se da la mano con la magia de los pueblos y parajes naturales de la zona. Aparte del maravilloso Jardín Botánico Real, situado en plena ciudad, por aquí encontrarás casas de madera en parques nacionales, diminutos museos que exploran distintos aspectos de la historia local y rutas de senderismo y cicloturismo por bosques y marismas protegidas. Realmente, hay pocos sitios en los que la combinación de escapada urbana y actividades de aventura sea tan accesible como inesperada.

Saskatoon

Bridge in Saskatoon at sunsetUno de los nueve puentes de Saskatoon — Shutterstock

El último de los destinos favoritos de nuestros clientes, Saskatoon, ha supuesto unas cuantas operaciones de copiar/pegar para este redactor (al menos, hasta que aprenda a deletrear «Saskatchewan» sin problemas).

Saskatoon tiene un pie a cada lado del río (Ctrl-C/Ctrl-V) Saskatchewan Sur. Aunque es el municipio más grande de la provincia, se trata de una ciudad pequeña, agradable y moderna pero marcada por una herencia que se remonta a más de 6000 años atrás. El Wanuskewin Heritage Park (declarado lugar histórico nacional de Canadá y patrimonio de la humanidad de la Unesco) ofrece una mirada profunda y fascinante a la cultura y la historia de los pueblos de las llanuras del norte.

Los nueve puentes de la ciudad te permitirán cruzar el río de aquí para allá en tus recorridos por los diversos barrios de Saskatoon. Hasta su unión administrativa en 1906, cada una de estas pequeñas demarcaciones tenía su propia idiosincrasia e historia encarnadas en sus paseos y minicascos antiguos. Esta diversidad le da a Saskatoon una personalidad muy peculiar que no es nada común en las ciudades de Norteamérica. Aquí vivirás una intensa sensación de descubrimiento y de secreto compartido entre sus habitantes y tú. Y, más allá, solo las vastas llanuras despobladas y el cielo.

¿Quieres leer más artículos de viajes? Entra en Kiwi.com Stories.