Escapadas de último minuto en Europa

Inspiración de viajes


September 10, 2021

| September 10, 2021

¿Estás pensando en una escapada? Estas son nuestras sugerencias, y las de nuestros clientes, para una escapada a la ciudad durante la temporada baja

En Kiwi.com puedes encontrar ofertas increíbles, así que para aprovechar al máximo el fin del verano, hemos investigado a dónde han ido recientemente nuestros clientes. Y cuando decimos recientemente, hablamos en serio: ¡estas son las rutas en las que nuestros viajeros más aventureros han pasado de la reserva al viaje en menos de tres días! Así que si estás pensando en dejarlo todo y viajar en temporada baja, aquí es donde nosotros, y ellos, te recomendamos ir.

Kiev

Vista del descenso de San Andrés en Kiev, UcraniaVista del descenso de San Andrés en Kiev, Ucrania — Shutterstock

Comenzamos en Ucrania, un país cuya historia, tanto la más antigua como la más reciente, puede resultar algo intimidante para los viajeros. Bueno, no te desanimes. Kiev es una de las grandes ciudades de Europa, prácticamente la cuna del pueblo eslavo, y una ciudad que deja atrás los días oscuros del pasado y apuesta por el arte, la música, la creatividad, la apertura y la diversión.

Por ejemplo, la calle Khreschatyk. Se encuentra a un kilómetro de bares, restaurantes y marcas populares de occidente, pero los fines de semana se convierte en peatonal y recibe a músicos callejeros, artistas y aficionados a la fiesta. También es una ciudad con magníficos monumentos, enormes edificios o espacios que cuentan la historia del turbulento pasado de Ucrania: La Plaza de la Independencia, (Maidan Nezalezhnosti), lugar de encuentro de la ciudad y escenario de la revolución ucraniana de 2014; Pechersk Lavra, un gran monasterio y una de las siete maravillas de Kiev; y el Monumento a la Patria, instalado por los soviéticos en 1981 y más alto que la Estatua de la Libertad de Nueva York. Casi todas las épocas de la ciudad están representadas de alguna manera, pero ahora es más emocionante que nunca.

Praga

El histórico Puente de Carlos de Praga, en la República Checa, es un punto de encuentro popular para habitantes y turistas por igualEl histórico Puente de Carlos de Praga, en la República Checa, es un punto de encuentro popular para habitantes y turistas por igual — Shutterstock

Durante mucho tiempo, la capital checa ha sido una de las favoritas para los que buscan una escapada de última hora, pues su ubicación en el corazón de Europa, la abundancia de vuelos a precios reducidos y su gran belleza atraen a visitantes de todo el continente. No importa cuántas veces vayas, ni lo concurrida que esté, nunca dejará de sorprenderte con otra vista impactante, otra callejuela o plaza secreta, otra cafetería pintoresca o un pub bullicioso.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Kiwi.com (@kiwicom247)

Lo mejor que se puede hacer en Praga es simplemente caminar. El centro histórico es relativamente pequeño en comparación con otras ciudades de esta lista, y es ideal para pasear por donde te apetezca, como por el Puente de Carlos, Malá Strana hasta el castillo, en la Plaza de la Ciudad Vieja o hasta Letná, para admirar las vistas de la ciudad. Es excelente para familias, parejas, amigos o, simplemente, para dedicarte un poco de tiempo con mochila al hombro, un libro y nada que hacer en especial.

Viena

Vista del Museo de Historia Natural de Viena, AustriaVista del Museo de Historia Natural de Viena, Austria — Shutterstock

A poca distancia de Praga, aproximadamente cinco horas y media en tren con más de 15 conexiones diarias, Viena, más elegante que hermosa, es majestuosa, refinada y, a primera vista, algo menos dispuesta a relajarse. Pero, si investigas un poco, descubrirás sus encantos.

Es una gran ciudad para el arte y la cultura. El Museo de Historia del Arte es el mejor tesoro de Austria, con obras maestras de artistas como Miguel Ángel, Tiziano y Rembrandt. La Galería Österreichische Belvedere, ubicada en el Palacio Belvedere, reúne obras de artistas austriacos y es especialmente conocida por sus piezas de Art Nouveau y Fin de Siècle. Si prefieres el arte auditivo, visita la Casa de la Música, un museo extraordinariamente interactivo con una escalera musical, juegos para componer música e incluso la posibilidad de dirigir una orquesta virtual.

Cuando termines y busque un souvenir, aunque probablemente no puedas darte el lujo de comprar un Rembrandt, visita uno de los numerosos mercadillos y bazares de Viena que suelen instalarse por toda la ciudad. Ropa vintage, muebles, fotos, discos… habrá algo interesante que te recuerde tu viaje.

Milán

Nada se compara con el placer de disfrutar de un gelato y la vista del famoso Duomo de MilánNada se compara con el placer de disfrutar de un gelato y la vista del famoso Duomo de Milán — Shutterstock

Milán, la gran potencia del norte de Italia, combina tecnología, moda, negocios y cultura. La ciudad, que a veces despierta desconfianza entre las ciudades del sur, que la consideran casi germánica por su carácter serio y poco italiano, no es una ciudad que se relaje durante un largo almuerzo, sino que se toma un espresso cargado y un delicado refrigerio antes de salir con su traje inmaculadamente entallado a hacer cosas de alto nivel en modernas oficinas.

La gente viene aquí para comer algunos de los mejores platos del país, que en Italia ya es mucho decir, ver su elegante arquitectura, como la catedral de Milán, una de las mejores del mundo, saborear cócteles en sofisticados bares y, por último, dejarse seducir por algunos de los clubes y establecimientos nocturnos más guay del país. No es necesariamente una experiencia italiana típica, pero es una ciudad con seguridad, vigor y más que una pizca de clase.

Roma

El distrito histórico de Trastevere en Roma, Italia, está repleto de calles empedradas con casas de color terracotaEl distrito histórico de Trastevere en Roma, Italia, está repleto de calles empedradas con casas de color terracota — Shutterstock

Aunque Milán transmite seguridad, frescura y modernidad, Roma es Italia en pocas palabras. Desde el ruido de los scooters hasta las acaloradas discusiones con café sobre política, fútbol, comida… ¡prácticamente todo se siente muy italiano! Es una de esas ciudades que has visto un millón de veces en libros, películas o en la televisión, pero que logra ser totalmente novedosa e impactante cuando estás allí en persona. La familiaridad con Roma nunca fomenta la complacencia.

Te tropiezas, casi literalmente, con la historia dondequiera que vayas. Dobla una esquina y te encontrarás con un edificio o una plaza que ha sido una casa de baños, un punto de encuentro, una iglesia, una declaración política o algo parecido desde hace más de dos milenios. Es como recorrer el mejor museo del mundo, un museo del que habrás sido una pequeña y efímera parte mientras se extiende otros 2000 años hacia el futuro.

Bucarest

Intersección de calles entre Strada Smardan y Strada Lipscani en el centro histórico de Bucarest, RumaníaIntersección de calles entre Strada Smardan y Strada Lipscani en el centro histórico de Bucarest, Rumanía — Shutterstock

Si necesitas reservar un descanso, lo siento, ¿qué mejor que la capital de Rumanía? Aunque durante mucho tiempo se consideró un lugar demasiado agreste para algunos, al compararlo con lugares como Praga, Cracovia o Budapest, ahora se está convirtiendo en un destino popular para los viajeros que buscan un lugar realmente interesante y de fácil acceso, pero sin sentirse abrumados por otros turistas.

Lo diremos de una vez: hay mucho hormigón, consecuencia del viaje de Ceauşescu a Pyongyang en 1971, que le impresionó tanto que se pasó los años ochenta intentando recrear su brutal grandeza. El mejor ejemplo es el Centrul Civic, un vasto complejo de imponentes edificios de hormigón con fachadas de mármol que ocupa unos 5 kilómetros cuadrados. También es sede del Palacio del Parlamento, un inmenso monumento a la megalomanía a una escala difícil de asimilar.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Kiwi.com (@kiwicom247)


Cuando termines de asombrarte con el tamaño de… bueno, de todo… será el momento de ir a la Ciudad Vieja, una serie de avenidas y callejones llenos de tabernas, pequeños restaurantes especializados en cocina local o bares de moda, cuyos clientes invaden las calles. No es el lugar más obvio para una escapada en la ciudad, pero podría ser el más sorprendente.

Lisboa

Vista de Lisboa y el río Tajo desde el distrito de AlfamaVista de Lisboa y el río Tajo desde el distrito de Alfama — Shutterstock

Te esperan monumentos históricos, vistas maravillosas, comida deliciosa y mucho, mucho más en Lisboa, así que ¿por dónde empezar? Bueno, parece un cliché, pero los famosos tranvías amarillos de Lisboa son un lugar tan bueno como cualquier otro. Añade tus fotos a las innumerables publicaciones de Instagram tomando la línea 28 en un viaje de 40 minutos por los vecindarios más guay de Lisboa y atravesando más lugares emblemáticos de los que te puedas imaginar. En todo caso, es una forma estupenda de orientarte, y es aún mejor si lo haces a primera hora de la mañana para evitar las multitudes de turistas.

Así que, a explorar. El Castillo de San Jorge está emplazado en lo alto de una colina para disuadir a los invasores desde el siglo XI. La plaza verde de Martim Moniz es un lugar popular para vendedores ambulantes y música en vivo. Mouraria significa arte callejero inspirado en el fado, un tipo de música tradicional, en sus calles medievales. Visita Alfama, el vecindario más antiguo de la ciudad, para comprar souvenirs, o Belém, para conocer los monumentos más populares. Por ejemplo, el magnífico Monasterio de los Jerónimos, famoso, entre otras cosas, por ser el lugar donde se creó la receta de los Pastéis de Nata de Portugal, sus famosas tartas de crema. ¡Bom apetite!

Estambul

Vista de la torre de Gálata en Estambul, Turquía, desde una calle estrechaVista de la torre de Gálata en Estambul, Turquía, desde una calle estrecha — Shutterstock

Como una de las ciudades con más historia del planeta, la ubicación de Estambul, en el punto en el que Oriente se encuentra con Occidente, ha hecho que su historia esté plagada de triunfos, gloria, sangre, romance, desastres, pasión y mucho, mucho más. Tanto griegos, como bizantinos, venecianos y otomanos gobernaron en varios momentos, dejando cada uno de ellos arte y arquitectura en distintos grados, y el hecho de que la ciudad se situara al final de la legendaria Ruta de la Seda desde Asia le confirió un glamour mestizo y multicultural que aún sigue vivo.

En realidad, son los habitantes quienes hacen de la ciudad lo que es: su contagioso entusiasmo por la vida es lo que hace que el lugar vibre, y basta con pasar el rato en las casas de té y en los pequeños restaurantes locales para conocer la esencia de Estambul. A fin de cuentas, casi el único hilo conductor de una ciudad de 15 millones de habitantes no es el idioma, la religión, el color de la piel ni nada de eso: es la decisión de enriquecer una ciudad ya de por sí maravillosa dejando de lado todas esas cosas para disfrutar lo que la vida tiene para ofrecer.

¿Quieres ver más artículos sobre viajes? Visita Kiwi.com Stories.