Hackea la ciudad oculta: descubre la verdadera Nueva York

Trucos de viaje


August 13, 2021

| August 13, 2021

Nueva York es mucho más que la ciudad que nunca duerme, es una actitud ante la vida que tarde o temprano hechizará a los sueñan en grande

Su energía vibrante no solo la sientes al contemplar las luces de neón brillantes y los rascacielos deslumbrantes de la ciudad, sino también cuando te detienes un minuto a observar a toda la gente a tu alrededor.

La gente de Nueva York

Nueva York es una ciudad sin igual con su energía ajetreada y vibranteNueva York es una ciudad sin igual con su energía ajetreada y vibrante— Shutterstock

La ciudad de Nueva York es una mezcla de culturas, etnias, éxitos y sueños. Es hogar de más de ocho millones de habitantes. En sus cinco distritos, Manhattan, Brooklyn, Queens, el Bronx y Staten Island, viven comunidades de una diversidad increíble. Aproximadamente el 37 % de los residentes de la ciudad son extranjeros de primera o segunda generación. Nueva York también es una de las ciudades con mayor diversidad lingüística del mundo, donde se hablan más de 800 idiomas. Resulta especialmente evidente en los vecindarios con una alta concentración de comunidades extranjeras, como K-Town (Korea Town), en Manhattan.

La ciudad está orgullosa de su diversidad, que fomenta preservando la historia. El museo más famoso para aprender más sobre la inmigración en Nueva York es el Museo Nacional de la Inmigración de Ellis Island. El Centro del Patrimonio de Weeksville de Brooklyn documenta, protege e interpreta la historia de las comunidades afroamericanas libres de Weeksville, Brooklyn y otras partes de la ciudad. El Museo Judío de Manhattan exhibe periódicamente la historia de la comunidad judía de Nueva York y celebra a artistas judíos de todo el mundo.

Los motivos para mudarse a la ciudad que nunca duerme no han cambiado mucho con el paso de los siglos. “Todos aquí querían algo más”, como dice elocuentemente la cantante y compositora Taylor Swift. En términos históricos, la ciudad significaba un nuevo comienzo lejos de la opresión política o religiosa, la persecución y la pobreza. Actualmente, sigue siendo todo eso y más. En especial, la gente joven se aventura a la ciudad para perseguir sus sueños y carreras.

Por ejemplo, a fin de promover las artes escénicas, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) creó un programa de Arte y Diseño llamado Music Under New York (MUNY). Cada año, miles de artistas audicionan en el programa de la MTA para tener la oportunidad de presentarse en una de las grandes estaciones de metro y centros de transporte público. Los artistas que amenizan los viajes en metro han trabajado duro para estar ahí. 

Pero Nueva York no es solo un lugar para soñar. También es un lugar donde los sueños en forma de dólares pueden hacerse realidad. En 2021, la ciudad obtuvo el primer lugar en la lista anual de los mayores centros financieros globales de Long Finance . No sorprende que Manhattan sea la sede de los multimillonarios, pues es hogar de casi un millón de ellos. 

El lado literario

La Biblioteca Pública de Nueva York tiene 125 años. Es testigo de los principales acontecimientos políticos y sociales y es un refugio para los neoyorquinosLa Biblioteca Pública de Nueva York tiene 125 años. Es testigo de los principales acontecimientos políticos y sociales y es un refugio para los neoyorquinos —Shutterstock

Reconocida por ser una fuente de inspiración en la literatura y la cultura pop, Nueva York está llena de lugares de interés literario del pasado y del presente. El más famoso, la Biblioteca Pública de Nueva York, goza de fama en Instagram por su exterior, ya que sirve de elegante telón de fondo para innumerables fotos. Pero su interior es un refugio del ajetreo y bullicio de la ciudad para los neoyorquinos, y un lugar estupendo para perderse en los libros antiguos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by New York City (@melliekr)

Para las personas con un gusto literario más intenso, Chumbley’s, en Greenwich Village, podría ser la opción más obvia. Esta antigua herrería fue transformada en un refugio para poetas y escritores del siglo XX. ¿Te imaginas a F. Scott Fitzgerald, William Faulkner u Orson Welles sentados en esas mesas degustando sus whiskys?

Kettle of Fish, en West Village, Nueva York, es ideal para quienes tienen un gusto literario menos clásico y más rebelde. Aunque este bar ha cambiado de ubicación varias veces en el pasado, se ha mantenido fiel a sus raíces: un antro con ambiente intelectual. Desde su inauguración en 1950, Bob Dylan, Jack Kerouac y Hunter S. Thompson han estado en el bar en algún momento.

Lugares de encuentro artísticos

Los claustros de Met Garden son tres jardines diseñados para representar jardines de la Edad MediaLos claustros de Met Garden son tres jardines diseñados para representar jardines de la Edad Media — Shutterstock

La vida en Nueva York nunca será aburrida, ni siquiera cuando llueve. Por ejemplo, puedes ir a uno de los muchos museos o galerías de arte de Nueva York. Lo que muchos no saben es que algunos museos solo sugieren el precio de las entradas, pero puedes pagar tanto o tan poco como quieras. Además, muchos, como el Museo de Arte Moderno, por ejemplo, ofrecen acceso gratuito algunos días de la semana y en ciertos horarios. Lo mejor es consultar la página web del museo que elijas.

El MoMA, un museo más clásico de Manhattan, tiene una hermanita rebelde en Brooklyn. El MoMA PS1 no solo presenta “arte experimental pero reflexivo”, sino también a estudiantes de arte moderno y en boga, a los que les gusta pasar tiempo ahí.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Jazz Is Dead (@jazzisdead)

Si bien las escaleras del MET pueden ser un lugar popular para los chicos de secundaria de la serie Gossip Girl y los famosos en la alfombra roja de la Gala del MET, el museo en sí mismo es tan grande y tan impresionante que es imposible recorrerlo todo en un día.

El Museo Whitney, a pesar de ser menos conocido por los turistas, es realmente singular. Exhibe arte puramente estadounidense. El espacio es tan acogedor que, después de recorrer las salas, a los auténticos neoyorquinos les gusta quedarse en el restaurante vecino para disfrutar de un buen almuerzo.

Los datos más extraños

La calle Grace Court Alley, en Brooklyn Heights, originalmente era un establo de caballos utilizado por los fieles de la Iglesia Grace. Se transformó en viviendas, pero sigue ofreciendo a los transeúntes una visión del pasadoLa calle Grace Court Alley, en Brooklyn Heights, originalmente era un establo de caballos utilizado por los fieles de la Iglesia Grace. Se transformó en viviendas, pero sigue ofreciendo a los transeúntes una visión del pasado — Shutterstock

¿Conoces la estación de metro oculta de Nueva York? Resulta difícil imaginar un lugar perdido y olvidado en medio de Manhattan, pero la estación suspendida y abandonada bajo el Old City Hall fue la primera estación de metro de la ciudad en 1904 y no ha vuelto a funcionar desde 1945. Gracias al techo abovedado y parcialmente acristalado, y al candelabro, uno no se siente como en el metro, sino como en una antigua mansión o museo subterráneos. Las visitas guiadas a la estación del Old City Hall solo están disponibles unas cuantas veces al año para los miembros del Museo de Tránsito de Nueva York.

Pero, con un pequeño truco, puedes ver el andén histórico gratis: para hacerlo, toma la línea 6 del metro desde Central Park Downtown hasta la estación terminal Brooklyn Bridge/City Hall. En lugar de bajarte, quédate sentado y espera a que el tren dé la vuelta. Para regresar a la ciudad, recorrerá un circuito que pasa por la estación del Old City Hall.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mr. NYC Subway (@mrnycsubway)

Otro dato extraño es el fragmento del Muro de Berlín colocado casualmente en el lobby del 520 de Madison Avenue. Lo que parece una obra de arte callejera al azar sobre el cemento, en realidad es uno de los fragmentos más grandes del Muro de Berlín que siguen intactos a día de hoy. Se puede observar una pequeña parte cerca de Paley Park y el resto se mantiene en el interior del lobby para preservarlo.

Los lugares más geniales para relajarse

Highline Park es un parque de 2,5 km de longitud sobre antiguas vías de trenHighline Park es un parque de 2,5 km de longitud sobre antiguas vías de tren — Shutterstock

La gran manzana puede ser realmente abrumadora para los novatos. Si necesitas un pequeño descanso, te sorprenderá encontrar un parque en cada esquina de la ciudad.   La mayoría de estos parques son espacios verdes ordinarios con algunas bancas e incluso estanques. Pero hay un parque, además de Central Park, que es único en Nueva York: ¡el Highline Park! Aproximadamente a nueve metros por encima de las calles de la ciudad, en una antigua vía ferroviaria de 2,5 kilómetros, el parque es un oasis en medio de tanto ruido. ¿Y la ventaja extra? Disfrutarás una increíble vista del paisaje urbano de los alrededores al atardecer, incluyendo el Empire State Building y la Estatua de la Libertad.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by The High Line (@highlinenyc)

Con el éxito de Highline Park, Nueva York necesita un opuesto creativo. Se supone que el Lowline Park es el primer parque subterráneo del mundo. A unas cuantas cuadras de la antigua Terminal de Trolebuses bajo el puente de Williamsburg, donde se supone que se construiría el parque, se encuentra Lowline Lab, una maqueta para mostrar el aspecto que tendría el parque y cómo pueden sobrevivir las plantas en el espacio cerrado. La maqueta es un éxito, pero el parque aún no lo es. Programado para inaugurarse en 2021, la construcción del Lowline Park fue suspendida por falta de fondos.

Vista de Manhattan y el Puente de Brooklyn desde el Brooklyn Bridge ParkVista de Manhattan y el Puente de Brooklyn desde el Brooklyn Bridge Park — Unsplash

Justo al otro lado del Puente de Brooklyn, se encuentra el Brooklyn Bridge Park. Está ubicado en la costa, con una vista deslumbrante de Manhattan. Otro gran parque para relajarse es el Tompkins Square Park. Organiza un picnic allí y escucha alguna banda local.

Las atracciones culinarias más sabrosas

La oferta gastronómica de Nueva York es increíble. Asegúrate de comprar un hotdog o un pretzel a los vendedores ambulantes. La licencia para colocar su carrito en una zona de mucho tránsito puede costarles hasta 200.000 dólaresLa oferta gastronómica de Nueva York es increíble. Asegúrate de comprar un hotdog o un pretzel a los vendedores ambulantes. La licencia para colocar su carrito en una zona de mucho tránsito puede costarles hasta 200.000 dólares — Shutterstock

En un punto de encuentro de culturas como Nueva York, encontrarás cualquier tipo de comida que se te ocurra y más. El problema es tener el apetito suficiente para probarlo todo estando allí. 

El Lower East Side y Brooklyn tienen una gran concentración de restaurantes judíos. Por ejemplo, Russ & Daughters es una institución del Lower East Side. Este lugar ha estado funcionando desde 1905 y vende uno de los mejores bagels con lox y schmear (salmón y queso crema) de Nueva York.

Según los rumores, Ash Shaltout, el dueño de Brooklyn Bagel, en el centro de Miami, envía agua del grifo de Nueva York en camiones a Florida para hacer sus bagels. Algo en la composición del agua hace toda la diferencia.

Aunque la famosa Little Italy se encuentra en Manhattan, hay otra menos conocida en el Bronx. Visita Full Moon Pizza o Antonio’s Trattoria para disfrutar de una crujiente porción de pizza italiana.

Chinatown es un lugar ideal para encontrar los auténticos manjares chinos. Pero ya no es tan secreto. A pesar de ser muy casual, Flushing, en Queens, es de hecho un lugar muy diverso y emocionante. También tiene la mejor comida china que puedes encontrar en la ciudad de Nueva York. Prueba los dim sums de Nan Xiang Xiao Long Bao y los wontons con salsa picante de White Bear.

Paseo marítimo de Brighton Beach en BrooklynPaseo marítimo de Brighton Beach en Brooklyn — Shutterstock

Para disfrutar de más comida euroasiática abundante, visita a Brighton Beach, hogar de una gran comunidad rusa, ucraniana y georgiana. Este vecindario es tan diferente del resto de la ciudad de Nueva York. La señalización de las calles está en ruso y en inglés. Cuando estés sentado en Varenichnaya, un pequeño restaurante ruso, esperando tus vareniki, albóndigas rellenas de patata y col, podrás escuchar a las gaviotas.

Y si prefieres probar un poco de todo, ve al mercado de alimentos Smorgasburg, en Williamsburg. Todos los sábados, de las 11:00 a. m. a las 6:00 p. m., podrás probar toda la gastronomía mundial en más de 100 puestos de comida. Prueba los poffertjes de pescado tailandeses cuando estés allí.

El típico paseo dominical

Parque Estatal Jones Beach en Long IslandParque Estatal Jones Beach en Long Island — Shutterstock

Si se trata de paseos dominicales, a los neoyorquinos les gusta una rápida escapada a la orilla del mar. Olvídate de Coney Island. Allí es donde van los turistas. Los neoyorquinos van a Long Island: kilómetros y kilómetros de playas arenosas a poco más de una hora del ajetreo y bullicio de la ciudad. 

La mejor vista de la ciudad

Paisaje de la ciudad de Manhattan al atardecerPaisaje de la ciudad de Manhattan al atardecer — Shutterstock

¿Quieres visitar el mirador del Empire State Building, el Rockefeller Center, el One World Observatory y el mirador Edge de Hudson Yards? Olvídalo.

¿Qué te parecería conocer el otro lado de Manhattan, en el East River? Ve a la isla Roosevelt en el teleférico Roosevelt Island Tram. Durante el recorrido sobre el East River, podrás disfrutar de todas las vistas de Nueva York.


Otros lugares para admirar las vistas son el Parque Estatal Gantry Plaza, en Long Island City, y los muelles de Northside, en North Williamsburg, Brooklyn.

El mejor fenómeno natural urbano

Manhattanhenge es un fenómeno natural urbano en el que el sol sale y se pone exactamente entre los rascacielos. Solo se produce de 2 a 4 veces al año, entre finales de mayo y mediados de julioManhattanhenge es un fenómeno natural urbano en el que el sol sale y se pone exactamente entre los rascacielos. Solo se produce de 2 a 4 veces al año, entre finales de mayo y mediados de julio — Shutterstock

¿Has escuchado sobre el Manhattanhenge? Entre finales de mayo y mediados de julio, de dos a cuatro días al año, el sol sale y se pone entre los rascacielos de Nueva York en un ángulo perfecto en relación con la red de calles de la ciudad, envolviéndolos en una brillante luz roja anaranjada. Es precisamente este rarísimo espectáculo el que detiene por completo a la ciudad que nunca duerme.

¿Quieres ver más artículos sobre viajes? Visita Kiwi.com Stories.