Hackea la ciudad oculta: enamórate de Varsovia

Trucos de viaje


|

Varsovia es una ciudad con una historia muy rica, aunque compleja. Su destrucción casi absoluta durante la Segunda Guerra Mundial y la reconstrucción durante la época comunista han moldeado en gran parte el carácter de la ciudad. Hoy en día es un lugar vibrante y polifacético. Esta guía te abrirá las puertas de las diferentes caras de Varsovia, lejos de los caminos trillados.

¿Quieres visitar museos gratis, descubrir más que las típicas atracciones turísticas, comer bien y divertirte mucho, pero sin pagar una fortuna? ¡Descubre consejos de los lugareños sobre cómo moverte por Varsovia y explora sus joyas escondidas!

Cómo llegar a Varsovia y moverte por la ciudad

Varsovia es una ciudad con una historia muy rica, aunque compleja. No solo merece la pena explorar el casco antiguo, ¡atrévete a descubrir lo que hay un poco más allá de los caminos trillados!Varsovia es una ciudad con una historia muy rica, aunque compleja. No solo merece la pena explorar el casco antiguo, ¡atrévete a descubrir lo que hay un poco más allá de los caminos trillados! — Shutterstock

Llegar a Varsovia

Como capital del país, Varsovia está muy bien conectada. Encuentra en Kiwi.com las mejores conexiones de tren, autobús o avión.

Cuando compres tus billetes de avión, presta atención al código del aeropuerto. El aeropuerto Chopin, conocido también como Okęcie, está cerca del centro de la ciudad. Desde Okęcie, llegar al centro en transporte público es fácil y barato. Sin embargo, algunas aerolíneas vuelan a Modlin, que es una localidad cercana a Varsovia, y el trayecto desde allí hasta la capital dura aproximadamente 40 minutos.

Moverte en Varsovia

A pesar de los chistes sobre sus dos líneas de metro en forma de cruz, el transporte público en Varsovia está bien organizado y es barato. Un billete diario para el metro (sí, ¡las dos líneas enteritas!), autobús y tranvía cuesta menos de 4 €. Busca las máquinas expendedoras en las paradas y en la mayoría de los vehículos de transporte público. Algunos quioscos también venden billetes, o puedes usar una aplicación móvil como skyCash.

Pedalea por la ciudad

¡Explora Varsovia sobre dos ruedas! Coge una bici urbana de Veturilo: los trayectos de hasta 20 minutos no te costarán nada.¡Explora Varsovia sobre dos ruedas! Coge una bici urbana de Veturilo: los trayectos de hasta 20 minutos no te costarán nada. — Shutterstock

¿No te apetece tener que ceñirte a rutas y horarios fijos? ¡También puedes explorar Varsovia sobre dos ruedas! Las bicis públicas solo tienen un pago inicial de 10 zł (2 €), y los trayectos de hasta 20 minutos son gratis. La forma más sencilla de alquilar una bici es a través de la aplicación de Veturilo. Las visitas guiadas en bicicleta también pueden ser muy divertidas.

Varsovia tiene muchos lugares hermosos para disfrutar de paseos largos: la Ruta Real, un recorrido por los bulevares del Vístula o alguno de los muchos parques de la ciudad. Las atracciones turísticas están bastante dispersas, así que explorarlas todas a pie puede ser complicado.

Único e irrepetible: el Palacio de la Cultura y la Ciencia

El Palacio de la Cultura y la Ciencia alberga un punto de información turística de Varsovia, un cine, teatros y museosEl Palacio de la Cultura y la Ciencia alberga un punto de información turística de Varsovia, un cine, teatros y museos — Shutterstock

Puedes adorarlo u odiarlo, pero no te dejará indiferente. Hasta hace poco, el Palacio de la Cultura y la Ciencia (PKiN) era el edificio más alto de Varsovia, y sigue destacando en el horizonte urbano de la capital. Inspirado en los rascacielos de Moscú, además de ser un «regalo de la nación soviética a la nación polaca», desde el punto de vista arquitectónico, el PKiN es único en su especie.

Es la atracción más visitada de la ciudad, pero incluso si haces una ruta turística alternativa, no te lo puedes perder. Es una muestra incomparable de curiosidades arquitectónicas y tecnológicas de la época comunista, a lo que se suma el diseño interior original de la década de 1950 y una docena de gatos en el sótano del Palacio. Sí, has leído bien. Los gatos son una auténtica institución, tanto como el palacio en sí. En el interior hay unos cines y un precioso Salón de Congresos, donde han actuado desde Marlene Dietrich hasta los Rolling Stones.

Un lugar muy práctico desde donde iniciar tu recorrido por la ciudad es el Centro de información turística de Varsovia, ubicado en el PKiN. Y si quieres disfrutar de vistas completas del paisaje urbano de Varsovia, no te pierdas el mirador que hay en el 30.º piso.

Visita los museos de Varsovia gratis

Casi todos los museos de la capital son gratuitos en días determinados. Prácticamente todos los días puedes encontrar algún museo de entrada libre. Por ejemplo, los martes puedes visitar las exposiciones permanentes del Museo Nacional.

Tiene interesantes colecciones de arte medieval, nubio y europeo del siglo XIX. En la galería de pintores polacos puedes admirar uno de los cuadros más grandes del mundo, la «Batalla de Grunwald», representada de forma asombrosamente minuciosa por Jan Matejko.

El jueves es el popular «día de entrada libre». Para ver exposiciones modernas puedes visitar Zachęta, la galería de arte contemporáneo más grande de Polonia, y combinar tu visita turística con un paseo por el Jardín Sajón.

Los miércoles, pon rumbo al Castillo Real: sus numerosas y espectaculares salas están adornadas con arte y artesanía del siglo XVI. La mayoría de los museos de Polonia están cerrados los lunes, aunque la excepción es el Museo del Alzamiento de Varsovia, que los lunes además es de acceso libre.

El Museo POLIN de la Historia de los Judíos Polacos, con visitas guiadas gratuitas los jueves, cuenta la historia de los judíos polacos a lo largo de los siglos a través de exposiciones interactivas e interesantes eventos.

Ocio cultural: música, cine y mucho más

La cultura en Varsovia no está solo en los museos. El calendario cultural está repleto de eventos cinematográficos y musicales gratuitos, especialmente en verano. Cada domingo de mayo a septiembre, puedes escuchar recitales de Chopin en directo en Łazienki Królewskie, uno de los parques más bonitos de Varsovia, ¡y es gratis!

Durante el verano también se organizan proyecciones de películas al aire libre prácticamente a diario (o incluso varias sesiones al día). La mayoría de las proyecciones se organizan como parte del festival de cine Film Capital. Se reparten por toda la ciudad y puedes encontrar alguna proyección prácticamente en cada distrito. Aunque los auténticos cinéfilos deberían programar su visita para que coincida con el Festival de Cine de Varsovia, que se celebra en otoño, y regalarse unos días para disfrutar de pelis increíbles de todo el mundo.

Además de los festivales, los lugareños suelen ir a pequeñas filmotecas, como Iluzjon o Muranów, para ver buen cine. La más pequeña de todas, Amondo, está escondida en un patio trasero del centro. Los amantes de lo vintage se volverán locos al ver la sala de exposición dedicada al VHS, ¡con su propria jukebox!

El verano también es la época de los conciertos al aire libre. Los amantes del jazz no se pueden perder los festivales Warsaw Summer Jazz Days y Jazz in the Old Town. Por otro lado, el Orange Warsaw Festival trae a estrellas del pop de talla mundial.

Bares de leche: mucho más que pierogi

Los «bares de leche» son un fenómeno de la gastronomía polaca. Gracias a las ayudas estatales, estos bares pueden ofrecer platos sencillos de comida casera a precio de ganga. La referencia láctea se debe a que la leche solía ser el ingrediente básico para la mayoría de los platos. Su carácter poco sofisticado, que se caricaturizaba en las comedias populares de la época comunista, ahora es más bien un recuerdo del pasado.

Muchos de ellos, como el popular Press Bar en la calle Marszałkowska, o Gdański (en la calle Andersa), ya se han adaptado a gustos más modernos y convencionales. Si estás en el centro de la ciudad, haz una parada en el Bambino. Si te mola más lo clásico, prueba Rusałka, en la otra orilla del Vístula. Familijny Bar en la calle Nowy Świat se ha convertido en una elección muy popular también entre turistas. Unas tradicionales albóndigas polacas, o unas tortitas (parecidas a las crepes francesas), cuestan a partir de unos 9 u 11 zł… menos de 3 €.

Nota: El funcionamiento de los bares de leche no es el de un restaurante habitual. Primero pide tu comida en la caja. Te darán un recibo o un número de pedido. Espera a que llamen tu número. Tienes que recoger la comida tú mismo en una ventanilla. Si el establecimiento está lleno, puedes compartir mesa con alguien. El bar de leche no suele ser un sitio donde se haga mucha sobremesa. Cuando termines de comer, debes llevar tus platos al mostrador y liberar la mesa para los siguientes clientes.

Las dos orillas del Vístula

Las playas de Varsovia son un lugar para relajarse, encender una hoguera por la noche y admirar las vistas del centro de la ciudadLas playas de Varsovia son un lugar para relajarse, encender una hoguera por la noche y admirar las vistas del centro de la ciudad — Shutterstock

El río Vístula es una maravilla a nivel (como mínimo) europeo. Una de sus orillas es salvaje, con playas naturales y un entorno exuberante que sirve de hábitat para especies protegidas. La otra orilla, más cerca del centro de la ciudad, se engalana con bulevares y pabellones, donde se sirve comida cosmopolita de todo el mundo. Ahí también encontrarás bares de moda en contenedores industriales.

Las playas de Varsovia en la orilla que da al barrio de Praga son un lugar para relajarte, encender una hoguera y admirar el horizonte urbano, ya sea de día o de noche. The Guardian, The Telegraph y National Geographic han llegado a seleccionarlas entre las playas urbanas más bonitas del mundo. Su carácter natural e inalterado las convierte en un lugar incomparable.

Las orillas del Vístula también son un popular lugar de encuentro para fiestas, puesto que no se mencionan formalmente en la normativa que prohíbe beber alcohol en la vía pública. Sin embargo, durante la pandemia de la COVID-19 se prohibieron temporalmente de forma local. Eso significa que te podrían multar por beber una cerveza fuera de la zona de los bares.

Siente las olas

El Vístula es una atracción en sí, además de una vía de comunicación. De mayo a septiembre hay ferris gratuitos, que llevan nombres de aves locales y conectan las dos orillas del río desde algunos de los puntos más importantes de la ciudad, como el Castillo Real y el Zoo de Varsovia, la península de Czerniakowski y el barrio de Saska Kępa, o el Puente Poniatowski y el Estadio Nacional.

Además hay muchas embarcaciones privadas que ofrecen tours del río: desde barcos tradicionales de madera hasta lanchas a motor y barcazas, para grupos de tamaño considerable. Son una atracción popular para ocasiones especiales como cumpleaños, despedidas de soltero o sesiones fotográficas.

¿Te encanta hacer ejercicio? Te esperan tablas de paddle surf y kayaks de alquiler, así como distintas excursiones en kayak organizadas por The KiM Foundation o el club de remo WAKK Habazie, por mencionar solo algunos.

Quedamos en Varsovia, pero… ¿dónde?

La sirena es el símbolo oficial de Varsovia. ¡Intenta contar cuántas te encuentras durante tu visita!La sirena es el símbolo oficial de Varsovia. ¡Intenta contar cuántas te encuentras durante tu visita! — Shutterstock

Junto a la palmera, en Rotunda, en Pekin (que también suena como Pekín en polaco), o quizá en Patelnia (que literalmente significa «sartén»)… Los nombres coloquiales de algunos puntos de encuentro populares pueden parecer extraños al principio, pero si quedas con los lugareños, seguro que escucharás estas indicaciones…

  • Palma: una palmera artificial en la rotonda de Gaulle. En realidad es una obra de arte de Joanna Rajkowska y se llama «Saludos desde la Avenida de Jerusalén». Hace casi 20 años, se convirtió en símbolo de la ciudad de Varsovia. No es posible quedar debajo de la palmera en sí porque está justo en el medio de una rotonda con mucho tráfico. En realidad, el sitio donde se espera a los amigos es en las escaleras de la tienda Empik.
  • Pekin, Pałac, pajac: en el Palacio de la Cultura y la Ciencia, del que ya hemos hablado, el punto de encuentro probablemente sea la plaza frente a la entrada principal, entre los teatros Dramatyczny y Studio.
  • Patelnia: la plaza frente a la estación Metro Centrum. Sus paredes están decoradas con murales temáticos que cambian periódicamente.
  • Rotunda: edificio modernista recientemente renovado del banco PKO, cerca de Patelnia.
  • Zygmunt: la columna de Segismundo III Vasa, un monumento que se eleva sobre la Plaza del Castillo en la entrada al casco antiguo de Varsovia.
  • Sirena: el símbolo de Varsovia aparece en su escudo de armas y, obviamente, en muchos otros rincones de la ciudad (¡trata de contarlas durante tu visita!). Este monumento cerca del puente Świętokrzyski es al que se refiere la gente cuando queda en los bulevares del Vístula.
  • Zbawix: la plaza Zbawiciela es la meca de los hipsters en Varsovia (luego te contaremos más).

Dónde salir (también de marcha)

No cabe duda de que Varsovia es muy apreciada por su vida nocturna, cafés y restaurantes (¡con una enorme variedad de restaurantes veganos!). Viniendo del extranjero, los precios te parecerán bastante asequibles.

La plaza de los hipsters y los pabellones ocultos

De todos los lugares para hipsters de Varsovia, la plaza Zbawiciela se mantiene en el Top 3. Tiene cafés como el Charlotte y Coffee Karma, y el icónico pub Plan B. El nombre oficial de este lugar viene de la Iglesia del Santo Salvador, que está en la plaza, y se suele acortar a Zbavix. En 2015 perdió una de sus referencias más emblemáticas: una instalación de arte en forma de colorido arcoíris, un símbolo que todavía es algo controvertido en Polonia.

La calle Poznańska también es un punto de encuentro muy popular entre la gente más hipster. Se respira un ambiente moderno entre sus pubs de cervezas artesanales y coctelerías, mezcladas con restaurantes a la última moda. Encontrarás restaurantes de gastronomía de Oriente Medio, como el Beirut, Tel Aviv o Bez Tytułu, que ya llevan años sirviendo sus manjares a los lugareños.

Tampoco te puedes perder el Cultural Cafe y Bar Studio, en el Palacio de la Cultura y la Ciencia. Celebran muchos eventos culturales alternativos, y suelen ser los locales elegidos para seguir la fiesta durante los festivales.

La zona de bares, los Pabellones, en la parte trasera de Nowy Świat, es muy popular entre universitarios. Desde el elegante paseo en la Ruta Real solo tienes que traspasar el arco para sumergirte en el ambiente de fiesta del patio, repleto de pequeños pubs. A pesar de su emplazamiento «escondido», seguro que lo encontrarás sin problemas: solo tienes que seguir el desfile de alegres fiesteros que llegan de la parada de autobús de Foksal.

La margen derecha

Al ser el único barrio original de antes de la guerra en Varsovia, Praga mantiene muchos de sus característicos patios con santuariosAl ser el único barrio original de antes de la guerra en Varsovia, Praga mantiene muchos de sus característicos patios con santuarios — Shutterstock

En otros tiempos, Praga (no lo confundas con la capital checa), en la margen derecha de Varsovia, no tenía la mejor reputación. Aun así, el carácter singular de su emplazamiento y el precio barato de los alquileres empezaron a atraer a artistas, una cultura alternativa y proyectos comunitarios. Praga se puso de moda.

Ahora hay grupos de música independientes que tocan en bares que parecen garajes, junto a restaurantes caros y boutiques de diseñadores.

Como el tejido urbano anterior a la guerra se ha mantenido intacto, esta parte de Varsovia tiene un aroma original, como puedes ver en los característicos santuarios y las vírgenes de los patios traseros. También es un lugar que cultiva (o, mejor dicho, devuelve a la vida) el folklore urbano, el dialecto de Varsovia y la música tradicional.

Lo postindustrial está en boga

Últimamente han aparecido un sinfín de nuevos espacios diáfanos de tipo loft en Varsovia. Antiguas fábricas, cervecerías y cuarteles se han revitalizado y renovado como modernos centros culturales, empresariales y residenciales.

En Soho Factory (Praga) está el famoso y único museo dedicado al neón, el Neon Museum, que conserva los tesoros de un arte publicitario casi olvidado. Es uno de los rincones de la ciudad que más aparecen en Instagram: ¡no te pierdas ese selfie!

La antigua destilería Koneser alberga el campus polaco de Google, el Museo Polaco del Vodka, muchos restaurantes y un centro comercial.
En la otra orilla del río, Elektrownia Powiśle (que en su día fue una central eléctrica) tiene un concepto similar, pero ofrece sobre todo moda de diseñadores polacos y marcas conocidas.

El distrito de Wola se está convirtiendo en un nuevo centro empresarial de Varsovia con su propria cervecería, Browary Warszawskie, boutiques como Fabryka Norblina y KinoGram, además de BioBazar, un mercado ecológico muy querido por los residentes de Varsovia.

¡Las formas de explorar Varsovia son infinitas! La puedes descubrir como la ciudad de Chopin, sumergirte en sus parques, salir en busca de sus joyas arquitectónicas o proponerte encontrar la mejor hamburguesa vegana. Lo más divertido es encontrar tu propia forma de descubrir esta ciudad, ¡o simplemente pregúntales a los lugareños!

¿Te ha gustado este artículo? Para seguir encontrando inspiración para tus viajes, visita la web Kiwi.com Stories