Invierno en Milán y Lombardía: mercadillos navideños, esquí y relax

Destinos


|

Milán y la región italiana de Lombardía que la rodea están de moda este invierno. ¿Y sabes qué? Kiwi.com te ofrece los mejores precios para volar a Milán, así que queríamos contarte las maravillas que te esperan si decides reservar uno: ¡cultura, deportes, comida y bebida, museos, compras y mucho más!

Invierno en Milán y Lombardía: mercadillos navideños, esquí y relax

El frío del invierno en la cálida Milán

Exterior of a museum in Milan — YesMilanoLos museos y las galerías de arte de Milán reciben menos visitas en invierno — YesMilano

Lo más seguro es que empieces tu aventura lombarda en Milán, y resulta que Kiwi.com tiene ofertas desde toda Europa al aeropuerto de Milán-Malpensa, y también precios bajos a Milán-Bérgamo y Milán-Linate. Por eso, tiene todo el sentido que empecemos esta aventura en la capital de la moda.

Aunque puede parecer un destino veraniego, no te dejes engañar por las apariencias. El invierno milanés consigue añadir un toque todavía más mágico al majestuoso Duomo, los fascinantes museos y las obras de arte de fama mundial, como «La última cena» de Leonardo da Vinci.

Exterior of a museum in Milan — ShutterstockLas icónicas galerías comerciales de Vittorio Emanuele II merecen la pena, aunque solo sea por las vistas — Shutterstock

No sería raro que cayera algún copito de nieve durante tu escapada invernal a Milán, así que puedes aprovechar esos ratos para escapar del frío y bucear por las hipnóticas tiendas de la ciudad. A estas alturas, casi todos sabemos que Milán es una de las capitales de la moda de Europa, y por eso no puedes perderte la palaciega Galleria Vittorio Emanuele II, uno de los centros comerciales más antiguos de Europa, inaugurado en 1877. Tiene cuatro plantas de opulenta belleza y exclusivas piezas de diseño. ¿Que se sale de tu presupuesto? Tutto bene! Puedes entrar igualmente a dejarte cautivar por el ineludible encanto del entorno.

El invierno en Milán es frío, pero las cálidas luces de los locales, el ambiente acogedor de las trattorias y cafeterías (luego volvemos a este tema) y la ropa de abrigo no están reñidas con un ambiente más que festivo y animado. Sin duda, Milán es el comienzo perfecto para tu viaje.

Maravillas navideñas

Friends at Christmas market — ShutterstockEn Milán hay muchos mercados navideños donde vivir una experiencia pintoresca y festiva — Shutterstock

A la gente local de Milán le gusta disfrutar de la vida también durante el invierno. Los mercadillos navideños que se celebran entre diciembre y comienzos de enero abruman los sentidos con colores, sonidos y deliciosos aromas de temporada.

En la gigantesca Piazza del Duomo se instalan más de 60 casitas de madera donde se venden objetos de artesanía tradicionales, vino especiado, dulces y muchas otras exquisiteces, todo ello en torno a un enorme árbol de Navidad. Otro mercado muy popular es el del castillo Sforzesco, también conocido como la feria Oh bej! Oh bej!, muy popular entre los milaneses. Si buscas un ambiente más alpino, puedes probar con Piazza Portello, y si prefieres deslizarte por las pistas de patinaje sobre hielo, encontrarás una en Giardini Pubblici di Indro Montanelli y otra en Piazza Tre Torri.

Una opción un poco menos tradicional, pero no por ello menos interesante, es el Wunder Mrkt. Son una serie de mercadillos y eventos protagonizados por artistas y artesanos locales que hacen sus obras con materiales reciclados o reutilizados, y también venden ropa y objetos artísticos de segunda mano. Encontrarás de todo: cosméticos, joyas, antigüedades restauradas… ¡incluso plantas! Intentan celebrar la edición navideña en sitios inusuales, y este año no iba a ser la excepción: desde principios de octubre, puedes encontrarlos en una fábrica abandonada en el norte del distrito de Bovisasca.

Resorts de esquí de nivel olímpico y spas de montaña

Group of friends skiing — ShutterstockLombardía es un destino muy popular para amantes del esquí — Shutterstock

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026 se celebrarán, en parte, en Lombardía, y la región ya está calentando motores. Con más de 12 300 kilómetros de pistas de esquí, no será ninguna sorpresa que todas las miradas se centren en ellas dentro de unos pocos años.

Las localidades de Stelvio y Bormio desempeñarán un papel fundamental en el esquí alpino, esquí de montaña, snowboard y esquí acrobático. ¿Se te ocurre un lugar mejor en el mundo para poner a prueba tu destreza en la pista?

La zona de esquí de Livigno consta de nada menos que 78 circuitos, con una longitud total de 115 kilómetros, y otros 30 kilómetros de esquí de fondo. Es posible acceder a esta zona en telesilla, góndola y autobús, así que explorar este «pequeño Tíbet» es muy fácil. Bormio ofrece posibilidades para todos los niveles: desde pistas de 3000 metros de altura hasta colinas de práctica libre, e incluso zonas de juegos en la nieve para niños, rutas de esquí nocturnas o un espectacular tour panorámico de las montañas al amanecer.

Pool at QC Terme Bagni Vecchi spa — inLombardiaEl QC Terme Bagni Vecchi es un spa que existe desde la época romana — inLombardia

Después de tanto ejercicio, seguro que te has ganado un buen descanso, y Bormio tampoco decepciona en eso gracias a sus increíbles spas y centros de bienestar. Las termas de QC Terme Bagni Vecchi existen desde época romana, y sus aguas termales naturales son una manera fantástica de dar un respiro a tu cuerpo después de tanta adrenalina. Bormio Terme ofrece incluso más, con piscinas climatizadas interiores y exteriores, baños turcos, saunas y todo lo que necesitas para relajarte y disfrutar.

Como ves, si lo que quieres son unas vacaciones de esquí de primer nivel, Lombardía es uno de los mejores lugares de Europa para hacerlo. E incluso si el esquí no es lo tuyo, hay muchas otras opciones para disfrutar de la zona…

Más diversión en la nieve

Woman walking in the snow — ShutterstockUna ruta con raquetas de nieve puede convertirse en un reto muy gratificante — Shutterstock

Si buscas una aventura al aire libre pero no te apetece esquiar, en Lombardía hay opciones para todos los gustos y edades. Tanto si eres novato como si tienes mucha experiencia y andas a la caza de un desafío, ¡estás en el lugar correcto!

Por ejemplo, ¿te animas a hacer una expedición con raquetas de nieve? Pero espera, espera: una expedición con raquetas de nieve… ¡Por la noche! Abrígate, abróchate fuerte esas correas a los pies y respira profundamente el gélido aire de la naturaleza. Las montañas bajo un despejado cielo cubierto de estrellas son un espectáculo digno de ver, y a menudo es posible combinar estas rutas con paradas de descanso en aldeas de la zona, o incluso con una cata de las especialidades locales por el camino. Hay un montón de rutas en función de la dificultad, de modo que hasta los más peques de la familia pueden embarcarse en esta aventura por la oscura noche de la montaña.

¿Demasiado para ti? Puedes probar un plan más relajado, como un paseo en un trineo tirado por perros. Estas populares expediciones polares cuentan con equipos de dos a cuatro huskies siberianos, además de un instructor que te enseñará las nociones básicas para ser un buen «musher». Adéntrate en bosques y valles deslizándote sin esfuerzo por la nieve gracias a tus amigos de cuatro patas, para disfrutar en la parada final de un contundente almuerzo para todos (¡perretes incluidos!).

Woman snow tubing — ShutterstockSi no sabes esquiar, no te preocupes: los toboganes de nieve son divertidísimos — Shutterstock

Si andas en busca de una buena dosis de adrenalina, nuestra última sugerencia es que pruebes un tobogán de nieve (también conocido como «snow tube»). Puedes encontrarlos tanto en Bormio como en Livigno (en la zona de esquí Adamello y en el valle de la Valtelina). Pero quizás te estés preguntando algo mucho más prosaico: ¿qué es un «snow tube» exactamente? Es un flotador de goma hinchable en el que te sientas o te tumbas, y luego te deslizas por una pista construida expresamente para esta actividad, repleta de curvas y saltos. Hay trayectos de distinta longitud y velocidad, y también una versión para niños de tan solo 3 años en adelante. Busca la postura aerodinámica perfecta, agárrate fuerte y… ¡Allá vamos!

Relax de lago en lago

Cyclists by Lago di Lecco — inLombardiaLos lagos de Lombardía son tan pintorescos en verano como en invierno — inLombardia

Uno de los grandes motivos por los que la gente visita Lombardía es para navegar por los famosos lagos, relajarse mirando al agua o intentar reconocer a alguna de las muchas celebrities que vienen a explorar la belleza de la zona. Y sí, en verano está muy bien (y también hay mucha gente), pero ¿qué pasa cuando llega el frío?

Resulta que en invierno estos lagos no pierden su encanto, ni muchísimo menos. Al igual que Milán, el invierno es la época del año que más disfruta la gente local, porque la baja afluencia de turistas significa que es más agradable y barato disfrutar de los restaurantes, cafeterías y bares frente al cielo azul que se refleja como un espejo sobre las aguas del lago.

Pier at Lago Piano in fall — ShutterstockLos días frescos y despejados, y el majestuoso paisaje de Lombardía, la convierten en un destino ideal para una escapada romántica de otoño — Shutterstock

También es un momento muy romántico para pasarse por esta región. Como los grandes hoteles cierran sus puertas hasta la temporada alta, puedes alojarte en espacios más íntimos y acogedores, con un toque mucho más personal. ¿Se te ocurre algún plan mejor que acurrucarte con esa persona especial frente a una cálida chimenea mientras fuera arrecia la nieve?

Abrígate bien con un plumas gordito (pero, muy a la italiana, siempre con estilo), sombrero y bufanda y sube en uno de los ferris que transportan pasajeros entre los resorts. Es una forma fantástica de explorar esta parte de la región, y los colores del otoño le dan un toque tan mágico como el mismísimo verano. Para terminar, solo falta hacer una parada técnica en una trattoria local para disfrutar de una buena copa de vino, comida tradicional y una sosegada velada al calorcito. Y hablando de comida…

Sabores de casa, como en casa

Estamos hablando de Italia, así que la comida estará deliciosa, pero hay algunas exquisiteces regionales que merecen la pena sobre todo en invierno. ¿Te animas a probarlas?

Pot of cassoeula — ShutterstockCassoeula — Shutterstock

No hay nada mejor después de una larga jornada de invierno que un contundente plato para quitarse el frío, ¿verdad? Pues en Lombardía tienen justo eso: la cassouela es un sabroso plato de carne de cerdo, salchichas verzini, verduras y col cocinada a fuego lento. Tradicionalmente, este plato empieza a prepararse solo cuando hace tanto frío que se congelan los repollos, y no antes. Si lo acompañas de una copita de vino tinto, tendrás ante ti el almuerzo invernal más clásico de Lombardía.

Otra opción es pedir la busecca, un guiso de alubias y tripa con tomates, verduras y bayas de enebro. Es delicioso, saciante y tan popular entre los milaneses que a veces se les llama «busecconi».

De postre, no hay nada más típico de la región que el panettone, un delicioso pan dulce que ha llegado ya a todos los rincones del mundo. Sin embargo, cabe mencionar que el panettone original proviene de Milán, y su esponjosa textura y su afrutado dulzor son más que populares en las cafeterías de la región. Siéntate al calorcito de una taza de café o chocolate caliente y déjate embargar por esa sensación cálida y acogedora que solo te ofrece el invierno.

Lombardía: un destino para todo el año

Como puedes ver, Lombardía no solo tiene una cara amable cuando hace sol, sino que te recibe en su cálido abrazo también en invierno. Busca tu billete en Kiwi.com y haz las maletas. ¡Nos vemos allí!

Si quieres más información sobre Milán, entra en YesMilano.

Entra en Kiwi.com Stories para encontrar inspiración y enterarte de todas las novedades del mundo de los viajes.