Christmas lights in street in Dubrovnik — Getty Images

Las mejores escapadas y vacaciones de última hora en invierno

Inspiración para viajes


|

Escapadas urbanas en Navidad, disfrutar del sol en pleno invierno, los mejores mercados navideños que nadie conoce, o simplemente un viajecito a algún lugar nuevo: nuestra lista de mejores destinos para tus vacaciones de invierno está llena de inspiración e ideas

Déjate seducir por nuestras recomendaciones y encuentra ofertas de vuelos baratos a estas ciudades europeas con Kiwi.com. Desde destinos clásicos de Navidad hasta lugares para escaparte al sol: este invierno, hay algo para todo el mundo.

Breslavia, Polonia

Bridge and church lit up in Wrocław on snowy night — Getty ImagesBreslavia tiene un aire de cuento de hadas, especialmente cuando nieva — Getty Images

Las escapadas urbanas en Polonia son muy especiales. Y la Navidad también lo es, así que si buscas una buena combinación de ambas cosas, sigue leyendo. Comer y beber es relativamente barato, los vuelos no son particularmente caros y la mayoría de las ciudades más importantes están bien comunicadas con aeropuertos. Además, viajar por el interior del país es muy fácil.

Puedes probar con la capital, Varsovia, unirte al séquito de turistas en Cracovia, abrigarte contra el viento báltico de Gdansk, o poner rumbo a Breslavia para descubrir algo nuevo pero igualmente atractivo. Erigida junto al sinuoso río Óder, es una ciudad llena de preciosas plazas del siglo XVIII e iglesias macizas construidas en ladrillo: un lugar con una rica historia que hoy en día ha aprendido a soltarse la melena.

Eso sí: tendrás que abrigarte bien, porque las temperaturas rondan los cero grados en invierno y no es nada raro que nieve. Pero eso, junto con la maravillosa iluminación navideña del casco antiguo, no hace más que acentuar el ambiente de cuento de hadas. Además, las vistas desde el puente entre las torres de la iglesia de Santa María Magdalena, o desde el teleférico Polinka que cruza el río, son simplemente encantadoras. Explora el Jardín Japonés, el Museo Nacional, el Afrykarium del zoo de Breslavia y mucho más en este destino variado e interesante para tu escapada de invierno. No te arrepentirás.

Nápoles, Italia

Traditional hand-crafted Neapolitan nativity scene — Getty ImagesUn belén tradicional napolitano hecho a mano — Getty Images

En una ciudad ya de por sí enamorada de la fiesta, la llegada de diciembre es el pretexto perfecto para que Nápoles entre en ebullición. El clima fresco y húmedo es perfecto para pasear por callejuelas de ambiente evocador, detenerse a tomar un chocolate caliente o probar el famoso panettone y respirar el aroma de castañas asadas y vino caliente. Casi todas las plazas exhiben su propio belén y, por la noche, la ciudad entera brilla con la iluminación navideña. Si quieres llevarte un souvenir a casa, en Via San Gregorio Armeno hay tallistas artesanales que venden sus figuras de belén hechas a mano.

Via Chiaia, que conecta el paseo marítimo con el centro de la ciudad, es una mezcla caótica y muy napolitana de luces, sonidos y bullicio, sobre todo durante las compras navideñas. Pero si prefieres un poco de tranquilidad, los claustros de Santa Chiara, del siglo XIV, albergan un belén maravilloso sobre el fondo fastuoso de los propios edificios de la basílica. Cómprate un cuoppo (un cucurucho de gambas y calamares fritos) para encajar perfectamente con los lugareños y déjate contagiar por su pasión futbolera, ya que la temporada de fútbol sigue en marcha con partidos que se disputan durante todo diciembre y enero: si puedes, no te pierdas la experiencia de vivir un día de partido en una ciudad que siente auténtica devoción por el deporte rey.

Dubrovnik, Croacia

Diciembre es un mes tranquilo en uno de los destinos turísticos más populares del Adriático. No significa que no haya turistas, que los sigue habiendo, pero el calor del verano da paso a inviernos frescos y los cruceros dejan de visitar la zona por la temporada. Stradun, la calle principal de Dubrovnik, es el epicentro de toda actividad navideña, con clásicos como el vino caliente acompañado de tarta y, si tienes suerte, el varenik, un vino caliente con miel y pimienta, y el fritule, una especie de pastelito con pasas.

Si estás aquí en Nochebuena, no te pierdas el kolendavanje, la versión local de los villancicos navideños. Con origen en el siglo XIII, grupos de familiares y amigos se juntan para cantar y pasear de casa en casa, cuyas puertas se abren para regalarles pasteles, caramelos e incluso dinero. Para ver un lado de Dubrovnik distinto del de la trampa turística en la que se puede convertir en verano, este podría ser el momento perfecto para una escapada de última hora.

Madeira, Portugal

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Visit Madeira (@visitmadeira)

Madeira se entrega por completo al espíritu de las fiestas navideñas: por ejemplo, con el mayor espectáculo de fuegos artificiales de Año Nuevo de toda Europa. Y si te organizas con tiempo (lo que supone reservar, que, aunque no es muy de «última hora», podría merecer la pena), puedes gozártelos desde un barco en el puerto de Funchal.

Además, incluso en enero hace buen tiempo, con temperaturas que rondan unos 18°C más que agradables: el clima perfecto para hacer senderismo en las espectaculares colinas que rodean a la capital. La isla es, básicamente, el pico de un enorme volcán submarino de seis kilómetros de altura, por lo que disfrutarás de vistas impresionantes allá donde vayas, especialmente si eliges algunas de las rutas más difíciles.

La ciudad de Funchal en sí tiene algo más de 100 000 habitantes y está repleta de museos, iglesias y arte, especialmente gracias a ArT of opEN doors en Rua de Santa Maria, un proyecto de nombre un tanto peculiar fundado en 2011 y que reutiliza puertas, paredes y espacios vacíos para crear una galería de arte pública.

Niza, Francia

El sol resplandeciente y los cielos despejados que regala el invierno en la Costa Azul no hacen más que realzar la belleza del entorno, sin importar el frío que haga (que no es mucho). Sin las aglomeraciones del verano, puede que Niza sea aún más bonita, y te sorprenderá lo bien que quedan los árboles de Navidad al lado de las palmeras.

El pueblo de Navidad que se organiza en Niza ofrece todo tipo de delicias regionales, desde queso y cerveza hasta chocolate y gofres, mientras que la noria en la Place Masséna te brindará unas vistas maravillosas de los jardines, así como de la catedral, el castillo y el mar. Al igual que durante el resto del año, la Avenida Jean Médecin es un lugar estupendo para irte de compras (también es donde confluye el desfile de Navidad del 10 de diciembre), mientras que la Promenade des Anglais y la playa ofrecen el escenario perfecto para darte un paseo tan glamoroso como romántico.

Turku, Finlandia

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Visit Turku (@visitturku)

La autodenominada «Ciudad de Navidad» en Finlandia suele ser un lugar animado y lleno de estudiantes. En diciembre no verás tantos estudiantes, pero la ciudad sigue siendo un lugar vibrante y lleno de encantos.

En el «sendero de la Navidad» puedes vivir una serie de eventos que incluyen música, decoración, charlas y espectáculos que tienen como objetivo mantener la ciudad animada, emocionante y colorida, incluso cuando las temperaturas bajen. Y si el frío arrecia, también encontrarás un montón de excelentes cafés, restaurantes y bares, como el excelente y sencillo Niska a orillas del río, y un peculiar pub que sirve cervezas artesanales en una antigua escuela (Panimoravintola Koulu). Personalmente, te recomiendo Panimoravintola Koulu por su ambiente insólito pero reconfortante, y su peculiar clientela (cuando estuve yo había oficinistas, estudiantes, grupos de mujeres mayores, una tertulia de escritores y un grupo de hipsters adictos a la cerveza artesanal).

Pero si no te asusta el frío, también puedes hacerte una excursión en ferry para explorar las islas y alrededores durante unas horas. Los barcos salen prácticamente todos los días hacia Mariehamn y vuelven repletos de finlandeses que se abastecen de productos libres de impuestos y se vuelven cada vez más cantarines en los bares del ferry, que también tiene un bufé libre y más diversiones a bordo. En resumen, Turku merece una visita, incluso en invierno.

¿Quieres leer más artículos de viajes? No te pierdas Kiwi.com Stories.

Artículos relacionados

David Szmidt

David es un escritor para Kiwi.com, así como un fan del fútbol, un amante de la música y un catador de cerveza. @UtterBlether