Recorre la ciudad oculta: disfruta de Viena como un lugareño

Trucos de viaje


|

Viena emana un discreto aire genial. Descubre qué hay más allá del schnitzel y Sissi, y recorre la ciudad de Viena como un auténtico lugareño sin gastar una fortuna

Aunque resulte un poco exagerado, generalmente todos los turistas se quedan con las mismas impresiones de Viena. La ciudad tiene mucho más que de lo que se ve a simple vista. Es colorida, culturalmente diversa y política. Disfrutar del encanto auténtico de la ciudad y de la gente que la habita es una experiencia de viaje mucho más gratificante. Es por eso que yo, que viví allí nueve años, te ayudaré a aventurarte por las zonas menos conocidas y compartiré algunas de las joyas ocultas para que disfrutes de un día completo e interesante recorriendo la ciudad como un lugareño.

Queremos seguir inspirándote durante esta pandemia, pero debes recordar que aún existen restricciones para viajar. Consulta las medidas más recientes que se aplican en tu ruta antes de reservar un viaje.

Pero primero lo primero: Cómo llegar a Viena 

Plaza frente al Ayuntamiento de Viena, AustriaPlaza frente al Ayuntamiento de Viena, Austria — Sandro González/Unsplash

Viena no es necesariamente famosa por ser un destino barato. Una escapada de fin de semana puede llegar a ser un poco costosa, pero con Kiwi.com no tendrás que gastar una fortuna. Dependiendo de dónde vengas, puedes llegar a Viena en autobús, tren o avión. En Kiwi.com, encontrarás todo el transporte terrestre y aéreo en un solo lugar. Si quieres aprovechar al máximo tu tiempo y conseguir una verdadera ganga, viaja en horas poco populares, como a primera hora de la mañana o después de las 8:00 p.m. Encuentra más consejos y trucos para viajar con poco dinero en nuestra práctica guía de trucos de viaje.

Antes de planificar un itinerario apretado, debes pensar en cómo moverte por la ciudad. La mejor manera de ahorrar dinero es no gastarlo. Caminar es gratis y Viena es una excelente ciudad para caminar. Si te gusta la actividad física, también puedes coger una CityBike en casi todas las estaciones de transporte público. La primera hora es gratis.

Y hablando de eso, el transporte público también es asequible. En lugar de comprar una tarjeta de turista (que te da un descuento en las entradas a los museos), puedes comprar una tarjeta de transporte público de 24-72 horas. El precio varía entre 8 y 17 euros.

Conoce el lado artístico de Viena

 

View this post on Instagram

 

A post shared by JaneeL (@bright_janeell)

Haciendo honor a su reputación como la ciudad del arte y la cultura, Viena tiene mucho más que ofrecer que los típicos museos. ¿Qué tal iniciar el día degustando una delicia culinaria mientras Frida Kahlo te observa? La encantadora plaza Yppenplatz, en el distrito 16, es un punto de referencia para los locales. Está llena de pequeñas cafeterías y bares repletos de gente, sobre todo durante los fines de semana. Allí se encuentra el agradable Café Frida, con un mural con la cara de su homónima. Gracias a que la plaza Yppenplatz forma parte de un vecindario vienés multicultural, los precios son mucho más bajos que en el centro de la ciudad.

La siguiente actividad en tu itinerario será un paseo por el adyacente Brunnenmarkt, el mercado callejero más grande de Viena, donde encontrarás más de 170 puestos donde se venden quesos frescos, productos locales y especias exóticas. 

Agudiza tus oídos y abre los ojos

¿Prefieres la estimulación auditiva o la visual? Si respondiste la primera, ponte los auriculares y empieza a caminar. Los Gehörgänge, desconocidos por la mayoría de los locales, son audio-recorridos gratuitos por la ciudad sobre lugares de autojustificación política. Los archivos de audio se centran mayormente en la comunidad ex-yugoslava que vive en el distrito 16, y en los inmigrantes turcos que llegaron a Austria como trabajadores invitados en las décadas de 1960 y 1970. ¿Cuál es el inconveniente? Los archivos solo están disponibles en un número limitado de idiomas: alemán, croata, serbio, bosnio y turco.

¿No entiendes ninguno de esos idiomas? En su lugar, deleita a tus ojos con un poco de color. Elige uno de los recorridos a pie gratuitos por los murales de Viena y disfruta de la escena del arte callejero y los grafitis de la ciudad. Hay cinco recorridos que oscilan entre 6,8 y 21,3 km. Puedes encontrar la ruta de cada recorrido en el sitio web. Si quieres hacer un recorrido más exhaustivo con información detallada sobre las obras de arte, puedes comprar sus guías de arte callejero.

Contempla Viena desde arriba

Wienerblick en Lainzer Tiergarten, Viena, Austria Wienerblick en Lainzer Tiergarten, Viena, Austria —Shutterstock

Créeme cuando te digo que Viena es mucho más que la típica vista de postal desde la Glorieta del Palacio de Schönbrunn. Si no estás muy cansado, puedes ir a Lainzer Tiergarten, en las afueras de la ciudad, donde podrás disfrutar de una vista panorámica espectacular y gratuita de Viena desde el llamado Wienerblick. La mejor forma de llegar es por la entrada Lainzer Tor. En el recorrido de una hora, puedes tomar un bocadillo en Rohrhaus o montar un picnic en la cima. 

¡Pssst! Todos los aficionados a los museos deberían ir el primer domingo del mes: ese día se puede visitar de forma gratuita el Hermesvilla, que se encuentra en Lainzer Tor, la entrada principal.

Acaricia monos y contempla la puesta de sol

Vista desde la torre de la Catedral de San Esteban en Viena, AustriaVista desde la torre de la Catedral de San Esteban en Viena, Austria — Shutterstock

Otros miradores del centro de la ciudad son las torres norte y sur de la Catedral de San Esteban. Los 5 euros que cuesta la entrada bien valen la pena. Ningún otro lugar te permitirá acercarte tanto a los tejados del primer distrito de Viena. En Haus des Meeres, el acuario público de Viena, puedes acariciar monos y gozar de una increíble vista de los tejados de la ciudad.  Pero los 20 euros de la entrada son casi un robo a plena luz del día. También puedes obviar el acuario e ir directamente a Ocean Sky, la cafetería de 360° de la última planta, para contemplar las vistas gratis.

Contempla Viena desde el agua

Casas de verano en la orilla del Alte Donau, Viena, AustriaCasas de verano en la orilla del Alte Donau, Viena, Austria —Matías Tapia/Unsplash

Además de ver Viena desde arriba, ¿qué te parecería explorarla desde el agua? Aunque se considere al lago Neusiedl como el “mar de los vieneses”, creo que el Alte Donau es más digno del título. Durante los días calurosos de verano, los vieneses salen a tomar el sol en los prados y muelles del Alte Donau. ¿Y lo mejor de todo? Es completamente gratis.

Son muchos los lugares a los que puedes ir a nadar, pero Kaiser Wasser (estación U1 Kaisermühlen) te ofrece una vista magnífica de los rascacielos de Viena, y es mejor aún si te quedas para ver la puesta de sol.

Romawiese (estación U6 Neue Donau) es popular entre los estudiantes y las familias jóvenes. Puedes ver cintas tensas de slackline entre los árboles, siempre hay alguien tocando la guitarra y uno que otro grupo haciendo acro yoga o jugando al voleibol de playa.

El sitio más popular entre los jóvenes es el muelle de madera Stegen (estación U2 Donaustadtbrücke). Puedes darte un chapuzón en el agua fría, relajarte en el muelle y beber una cerveza mientras aguardas la increíble puesta de sol.

Entra en ambiente en Viena

Los atardeceres vieneses pueden dejarte extasiado. Si no quieres que el éxtasis desaparezca, deberías echar un vistazo a los eventos de Open Airs in Wien. Las fiestas tecno por la tarde son muy populares entre los jóvenes. Normalmente se llevan a cabo en casonas abandonadas en medio de los viñedos vieneses, en el río Danubio o en una plaza en el centro de la ciudad. El precio de la entrada a estos eventos varía entre 2 y 10 euros.

Prueba comida deliciosa

A estas alturas, debes estar hambriento. Deja el tradicional Schnitzel vienés para otro momento y conoce un poco de la comunidad multicultural de Viena.

Uno de los lugares favoritos de los jóvenes vieneses es Berliner Döner, un food truck situado en el distrito 7. El menú: sándwiches de falafel frescos y sabrosos que se sirven en pan de pita, wraps y pinchos de pollo. Los precios van de 4 a 6 euros. 

Der Wiener Deewan, un restaurante pakistaní del distrito 9, es otro lugar barato, pero delicioso. Si te gusta la comida oriental y no te importa sentarte en el suelo mientras comes, entonces este es el sitio ideal para ti. Deewan es un restaurante tipo buffet en el que comes todo lo que desees, pero solo pagas lo que quieras.

Ve de bar en bar

El Canal del Danubio al atardecer, Viena, Austria El Canal del Danubio al atardecer, Viena, Austria — Shutterstock

¿No te unirás a la juerga de la tarde y estás en busca de un plan nocturno alternativo? ¿Qué tal ir de bar en bar en los distritos 7 y 6?

Para cerrar con broche de oro el día con la temática artística, debes visitar el bar If dogs run free. Tan solo el nombre creativo despierta la curiosidad por ver qué ofrece en su interior. Es uno de los bares más peculiares de Viena y su techo tiene un diseño impresionante. En cuanto entres, no querrás marcharte tan rápido. El menú de bebidas es muy extenso y con seguridad tiene algo para todos los gustos. Recomendación de experto: Gin Gin Mule (el nombre lo dice todo).

El bar monami también destaca por su decoración tan creativa. Hay lámparas antiguas y sofás y sillones tapizados dispuestos al azar, lo que te hará sentir como si estuvieras en la sala de estar de la abuela. El bar ofrece noches de juegos, concursos y karaoke con frecuencia. Recomendación de experto: El club Monami en el sótano. Puedes pasar de jugar tranquilamente rompecabezas a bailar toda la noche en unos cuantos pasos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by mon ami (@monamiwien)

Ten en cuenta que los cócteles sofisticados no son tan baratos. Pero siempre podrás pedir un Kaiserspritzer. El llamado “Spritz del Emperador” se prepara con vino blanco, soda y jarabe de flor de saúco y su precio ronda los 3 euros en cualquier lugar. 

Una joya oculta, incluso entre los locales, es el Prosecco-Bar Piccaro. Inicialmente conocido solo por la generación más veterana de vieneses, este bar italiano de estilo antiguo ha ido ganando popularidad entre los estudiantes. ¿La razón? Puedes embriagarte con bebidas espumosas por menos de 10 euros. Una copa de Prosecco cuesta solo 2 euros.

También puedes disfrutar de unos tragos a orillas del Canal del Danubio. No solo es céntrico, sino que también constituye un punto de reunión para los jóvenes durante el verano. Es posible que en ocasiones incluso te cueste encontrar un sitio para sentarte.

¿Quieres ver más artículos sobre viajes? Visita Kiwi.com Stories.