Tu guía de viaje a Sudáfrica

Tu guía de viaje a Sudáfrica

Destinos


|

Si estás pensando en viajar a Sudáfrica, echa un vistazo a esta información básica (precios, mejor época para viajar, cómo desplazarte y consejos de seguridad) y descubre cuáles son los mejores lugares que visitar en el país

Cada año, Sudáfrica recibe la friolera de 15 millones de visitantes, y no es difícil entender por qué: ciudades llenas de vida, una enorme variedad de paisajes, una fauna majestuosa y una historia fascinante. Si hace tiempo que Sudáfrica te ronda la cabeza (y si no, seguro que este artículo despierta tu interés), vamos a contarte todo lo que necesitas saber antes de ir. ¡Aquí tienes la guía de viaje a Sudáfrica de Kiwi.com!

Precios medios en Sudáfrica

Moneda local: rand sudafricano; 1 € = 19 R.

Café: 1,90 €

Cerveza local de 500 ml: 1,80 €

Almuerzo: 8 €

Cena en un restaurante de gama media: 16 €

Billete de transporte público ida: 1,40 €

Noche en un hostal: 20 €

Noche en un hotel de 3 estrellas: 52 €

La mejor época para ir a Sudáfrica

Whale tail fins off the South African coast — Getty ImagesEl invierno es la mejor temporada para avistar ballenas — Getty Images

En general, Sudáfrica es un destino ideal para disfrutar en cualquier momento del año, pero la mejor época para ir dependerá de qué expectativas tengas. En verano, entre diciembre y febrero (¡estamos en el hemisferio sur!), es cuando más turistas hay porque hace calorcito (más de 30 ºC) y llueve poco. Como es lógico, las playas se llenan y los vuelos y alojamientos están más caros.

Por eso, la primavera (de septiembre a noviembre) y el otoño (de marzo a mayo) son épocas fantásticas para visitar el país con más tranquilidad. No hay tanta demanda y sigue haciendo más calor que en Europa por esas fechas. Sin embargo, si lo que quieres es alejarte de la ciudad y adentrarte en el mundo salvaje como hacen muchos visitantes, la mejor estación para hacerlo es el invierno, entre junio y agosto. En esta época del año, los animales se congregan en torno a las masas de agua de los parques nacionales y es cuando más activas están las ballenas cerca de la costa.

Cómo desplazarte por Sudáfrica

Una vez que llegues a Sudáfrica, tienes varias formas de desplazarte por el país. Echa un vistazo y elige el medio de transporte que mejor se adapte a tu viaje.

En avión

Los vuelos nacionales son la mejor manera de viajar de una ciudad a otra, si lo que te interesa es conocer el lado más urbano de Sudáfrica. El país tiene más o menos el doble de superficie que Texas (más de dos veces España). Por tanto, podríamos decir que es un país grande, así que volar te ahorrará un montón de tiempo. Lo bueno es que hay vuelos regulares y asequibles entre Ciudad del Cabo, Johannesburgo, Durban y Bloemfontein.

En tren

El tren no es un medio de transporte muy extendido en Sudáfrica, pero Shosholoza Meyl ofrece trayectos en ferrocarril de larga distancia entre ciudades a buen precio. Es una manera agradable y relajante de contemplar la variada geografía del país si te sobra tiempo.

En coche

Si vas a planear una aventura a la naturaleza, lo ideal es que alquiles un coche. Esta opción es todavía mejor (y más segura) si viajas en pareja o en grupo, ya que podréis turnaros para conducir cuando tengáis trayectos largos por delante. Tener tu propio coche te dará mucha libertad para ir adonde quieras y para viajar a tu propio ritmo. Además, las carreteras en los parques nacionales más conocidos, como el de Kruger y el de los Elefantes de Addo, están en muy buen estado, así que ni siquiera necesitarás un todoterreno. Como siempre que te pones al volante en un país desconocido, asegúrate de leer antes las normas de circulación y las costumbres en la carretera.

En autobús

Bazbus es una compañía de autobuses muy conocida entre los turistas y ofrece trayectos entre Ciudad del Cabo y Port Elizabeth, con 14 paradas a lo largo de la costa sur. También organizan viajes de Ciudad del Cabo a la península del Cabo, el parque nacional Kruger y una reserva de fauna local para ir de safari.

Si quieres viajar a otra zona del país sin gastar mucho, las empresas de autobús interurbano más populares son Intercape y Greyhound.

En taxi

Antes que nada, conviene aclarar que la palabra «taxi» en Sudáfrica suele hacer referencia a minibuses locales de gestión privada que no se rigen por un horario particular. A menudo llevan más pasajeros de lo que deberían, no tienen casi espacio para el equipaje y conducen con brusquedad. Vamos, que si necesitas coger un taxi en Sudáfrica, lo mejor es que recurras al Uber.

Recomendaciones de seguridad en Sudáfrica

La mayoría de la gente que visita Sudáfrica no tiene ningún problema, pero conviene tener presente que la tasa de criminalidad en el país es considerablemente mayor que en Europa. Por eso, tenemos algunos consejos para evitar sustos durante tu viaje.

  • Infórmate de qué zonas es mejor evitar. Averigua cuáles son los barrios que no te puedes perder y cuáles son menos seguros preguntando al personal de tu hostal u hotel, tu guía o a otra gente local.
  • No salgas por la noche. Si necesitas ir a algún sitio una vez que se haya puesto el sol, pide un Uber.
  • Intenta no tener aspecto de turista ni muestres en público ningún objeto de mucho valor.
  • Ten cuidado con las aglomeraciones. No lleves nada de valor en los bolsillos a los que alguien pueda acceder fácilmente y ten siempre presente cómo puedes alejarte de una muchedumbre en caso necesario.
  • Si un desconocido se acerca para ofrecerte algo, dile educadamente que no te interesa y aléjate.
  • Si vas en coche, echa el seguro de las puertas y lleva las ventanillas subidas (también cuando estés cruzando una reserva de safaris). No recojas a personas que estén haciendo autostop o que estén al pie de la carretera con el coche averiado. Además, evita dejar objetos de valor a la vista dentro del coche.
  • Utiliza solo los cajeros ubicados dentro de oficinas bancarias o tiendas.
  • No bebas agua del grifo fuera de las grandes ciudades.

En Sudáfrica, es mejor viajar con alguien que ir por tu cuenta. Sin embargo, si decides emprender la aventura a tu bola, echa un vistazo a nuestros consejos para viajar en solitario de forma segura y averigua qué otras precauciones te convendría tomar. Estés donde estés en el mundo, es importante que permanezcas alerta en determinadas situaciones. ¡Más vale prevenir que curar!

Qué ver y hacer en Sudáfrica

Ahora que hemos cubierto las cuestiones prácticas, ¿qué te parece si hablamos de los lugares y experiencias que te esperan en Sudáfrica? Aquí tienes un montón de opciones para que te prepares un itinerario cargadito de emociones y recuerdos para toda la vida.

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es una de las tres capitales sudafricanas, y seguramente sea donde aterrices para llegar al país. Sin ninguna duda, merece la pena explorarla por su belleza natural, su diversidad cultural y su rica historia.

Cable car ascending in Table Mountain National park with Lion's Head mountainin background — Getty ImagesSi estás en Ciudad del Cabo, no dejes de visitar Table Mountain — Getty Images

Si tuvieras que elegir solo una excursión en Ciudad del Cabo, debería ser Table Mountain, ya que desde lo alto podrás disfrutar de las mejores vistas panorámicas de la ciudad, el océano y las cumbres de la zona. La mayoría de la gente sube en teleférico, pero si tienes tiempo (y energía), una alternativa chulísima es hacer senderismo hasta la cima a través del parque nacional que rodea la cumbre. Si prefieres una alternativa un poco menos transitada, puedes disfrutar de unas vistas increíbles del mar desde el cabo de Buena Esperanza, un saliente rocoso que alberga una reserva natural al sur de la ciudad.

Entretanto, desde la costa norte de Ciudad del Cabo, puedes coger el ferri hasta la isla Robben. Este peñasco fortificado se utilizó como cárcel hasta 1996 y fue el lugar donde Nelson Mandela más tiempo pasó encarcelado. Ahora, sin embargo, la isla alberga un museo sobre la historia del país y hace hincapié en la lucha sudafricana por la igualdad racial. De vuelta a tierra firme llegarás al Victoria & Alfred Waterfront, una zona muy popular para ir de compras o picar algo, y también donde encontrarás dos interesantes museos: el Museo del Diamante de Ciudad del Cabo y el Museo Zeitz de Arte Contemporáneo de África. Sumérgete en sus cultivados pasillos para poner el broche de oro a un itinerario perfecto de cultura e historia.

Street of colorful houses in the Bo-Kaap — Getty ImagesBo-Kaap es una explosión de color y culturas — Getty Images

Si todavía te quedan ganas de museos, hay unos cuantos más en el centro de la ciudad. Por mencionar algunos, tienes el Museo del Distrito Seis, dedicado a las personas desplazadas durante el apartheid, y también la Galería Nacional Sudafricana Iziko, así como el Museo del Hip Hop Sudafricano. Por último, aunque se encuentra en el extremo opuesto de la ciudad, en el barrio de Khayelitsha, merece la pena el esfuerzo de acercarte al 18 Gangster Museum, cuyas exposiciones tratan las causas y consecuencias de las bandas y pandillas.

Otro lugar que no te puedes perder es Bo-Kaap, el barrio residencial más antiguo que se conserva en Ciudad del Cabo y que se caracteriza por sus casas de colores y calles empedradas. Es una muestra incomparable de la multiculturalidad propia de la ciudad, e históricamente ha sido el hogar de la minoría étnica Cape Malay, conocida también como la comunidad musulmana de Ciudad del Cabo. Un paseo por Bo-Kaap te acercará a algunas de las primeras mezquitas que se construyeron en el país y al Iziko Bo-Kaap Museum dedicado a la cultura islámica. Además, la visita también te garantiza un viaje para los sentidos gracias a la gastronomía propia de esta comunidad, con su deliciosa fusión de sabores neerlandeses y de Oriente Medio.

Los viñedos del Cabo

Close-up of wine glass being swirled against vineyard backdrop — Getty ImagesAlgunos de los mejores vinos del mundo se elaboran en Cape Winelands — Getty Images

Al norte de Ciudad del Cabo se encuentra el distrito de Cape Winelands, conocido sobre todo por sus famosos vinos. El clima mediterráneo de esta zona ofrece las condiciones perfectas para el cultivo de la vid, de ahí que aquí se encuentren la mayoría de los viñedos del país (y algunos de los mejores del mundo). La ciudad universitaria de Stellenbosch es de fácil acceso y está rodeada de exuberantes laderas repletas de viñas. ¿A que una excursión con cata de vinos no suena mal?

Parques nacionales

Mucha gente viaja a Sudáfrica por sus espacios naturales, una combinación idílica de flora, fauna, montañas imponentes, sabanas infinitas y un precioso litoral. El país alberga unos veinte parques nacionales con paisajes de lo más variados. Todos son especiales, claro, pero aquí queremos hablarte de nuestros favoritos.

Two leopards, adult and cub, in the wild — Getty ImagesEl parque nacional Kruger es el destino de safari más popular de Sudáfrica — Getty Images

Vamos a empezar con el más antiguo, el más grande y el más visitado de Sudáfrica: el parque nacional Kruger. Se encuentra en el extremo noreste del país, en la frontera con Mozambique y bastante a desmano de Ciudad del Cabo. Sin embargo, el viaje merece la pena porque allí te esperan cientos de especies de plantas y animales que contemplar. En Kruger es donde más posibilidades tendrás de avistar a algunos de los mamíferos más majestuosos de África: el león, el elefante, el leopardo, el rinoceronte y el búfalo. Si lo que buscas es un safari por el lado más salvaje y grandioso del mundo animal, este es el destino perfecto.

Otra opción para contemplar a estas increíbles criaturas en su hábitat es el parque nacional de los Elefantes de Addo, en la costa sur del país. Allí hace un poco más de fresco y el paisaje es más verde, pero hay otro motivo de peso para visitarlo: es una zona frecuentada por pingüinos, ballenas e incluso el gran tiburón blanco.

Featherbed Nature Reserve by the beach in Knysna — Getty ImagesEl parque nacional Garden Route es conocido por su exuberante verdor y sus manantiales de agua con gas natural — Getty Images

El parque nacional Garden Route se encuentra en la misma zona de Sudáfrica que el de los Elefantes de Addo, y su clima también es muy parecido. Para mucha gente, es una de las zonas más hermosas del país, con sus colinas, bosques, lagos, playas y lagunas. Los visitantes suelen tomarse varios días para recorrer sus 300 kilómetros de extensión y recalan en sus pintorescas localidades costeras.

Drakensberg y Durban

Hiker climbing up metal ladder along steep mountain trail in Drakensberg — Getty ImagesSi te gustan los deportes de montaña, Drakensberg te espera — Getty Images

Si no puedes vivir sin tu dosis de adrenalina, las montañas de Drakensberg son el mejor lugar de Sudáfrica para vivir emociones fuertes: senderismo extremo, escalada, rappel, parapente… Esta extensa cordillera en la zona oriental del país delinea la frontera con Lesoto. Esto significa que es mejor combinar tu viaje con una estancia en Durban, en la costa este.

Durban Rickshaw puller in traditional dress — Getty Images Durban es conocida, entre otros motivos, por sus ornamentados conductores de rickshaws — Getty Images

Durban es la tercera mayor ciudad de Sudáfrica. No es un lugar cualquiera: su ambiente dinámico y su clima subtropical se entremezclan con una fuerte influencia de la cultura india. Si reservas un par de días para conocerla, no te cansarás de descubrir sus encantos. Por ejemplo, el uShaka Marine World alberga el mayor acuario de África, así como un parque temático, un centro comercial al aire libre y varios restaurantes. Por su parte, Mini Town es una maqueta a gran escala, concretamente construida con unas proporciones de 1:24, en la que se recrea la arquitectura de Durban. Además, el gigantesco Suncoast Casino no solo ofrece un rato de emoción apostando unos rands, sino que incluye un amplio complejo de ocio con cines, salas de conciertos y restaurantes. También puedes explorar las calles de la ciudad en un rickshaw tradicional (¿a quién no le apetece darse una vuelta en un carruaje tirado por un hombre vestido con llamativas túnicas de colores y un complejo tocado sobre la cabeza?). Finalmente, para disfrutar de un poco de paz y sosiego tras tantas emociones, no dejes de darte un paseo por los jardines botánicos o hundir los pies en la arena de alguna playa paradisiaca.

Johannesburgo

Por último, en nuestra lista no podía faltar Johannesburgo. Es una ciudad con una interesantísima historia, gran parte de ella reciente y desgarradora. A diferencia de otros destinos, Johannesburgo tiene que pasar por ti, y no tú por ella. No es una ciudad que requiera una participación activa, sino una buena disposición a escuchar, a observar, a entender. Dicho así suena un poco místico, pero enseguida entenderás a qué nos referimos.

Sign at Constitution Hill in Johannesburg — Getty ImagesConstitution Hill, donde se encuentra el Tribunal Constitucional de Sudáfrica, tiene un oscuro pasado — Getty Images

El Museo del Apartheid seguramente sea una de las actividades más importantes que hacer en Johannesburgo, ya que te ayudará a entender de verdad el auge y la caída de uno de los sistemas más opresivos que jamás han existido en una sociedad moderna. En la ciudad también se encuentra la sede de la Fundación Nelson Mandela, en la que se celebran exposiciones sobre asuntos sociales contemporáneos y sobre la vida de este icono revolucionario. Constitution Hill es otro lugar interesante, aunque arrastra a sus espaldas un pasado doloroso. Originariamente, este precinto se construyó como un fuerte defensivo contra la invasión británica, aunque a comienzos del siglo XX se convirtió en una cárcel para disidentes políticos. En la actualidad, es un museo y la sede del Tribunal Constitucional de Sudáfrica.

Cooling towers/street art in Soweto — Getty ImagesEstas dos torres de refrigeración en desuso son uno de los grandes iconos de Soweto — Getty Images

Soweto es una ciudad dentro de la ciudad. Se trata de la zona periférica más poblada de Sudáfrica, y en su día fue el principal núcleo de resistencia contra el apartheid. Visitarla es profundamente revelador, ya que te permitirá conocer cómo funcionaba la sociedad sudafricana de entonces y cómo los coletazos de aquel terrible sistema todavía están presentes en la sociedad actual. Soweto puede ser un lugar difícil e intimidatorio si no lo conoces, de modo que te recomendamos ir en una visita guiada para descubrir sus lugares más emblemáticos de manera segura.

Woman stood in street in Maboneng — Getty ImagesEn una ciudad que permanece dividida, el distrito artístico de Maboneng enarbola la unidad — Getty Images

Por último, para finalizar tu viaje con una visita un poco más esperanzadora, te recomendamos que te acerques al barrio de Maboneng, uno de los distritos creativos más conocidos del mundo. Es un entramado de mercados, tiendecitas, bares, locales, arte callejero y galerías improvisadas, todo ello unido por un espíritu de hermanamiento y convivencia en una ciudad todavía marcada por la segregación racial. Un consejo: busca el bar Poolside, oculto en el edificio del Museo de Diseño Africano (MOAD) en Albrecht Street. Es el último lugar donde te esperarías encontrar este agradable oasis urbano: una joya extravagante y modesta donde saborear una hamburguesa y un cóctel mientras asimilas todo lo que has aprendido de la ciudad.

¿Te ha gustado este artículo? Para encontrar más consejos de viaje, visita Kiwi.com Stories.

Artículos relacionados