¿Viajas a Dublín con poco presupuesto? 10 formas de ahorrarte dinero

¿Viajas a Dublín con poco presupuesto? 10 formas de ahorrarte dinero

Hacks de viaje


|

¿Quieres visitar la capital de Irlanda sin dejarte los ahorros? Pues aprovecha estos trucos para ahorrarte dinero, descubrir joyas poco conocidas, explorar la cultura local y encontrar las mejores ofertas en comida, bebida, atracciones y mucho más

En Kiwi.com somos expertos en el arte de viajar con presupuestos ajustados, así que vamos a aprovechar todo lo que sabemos para ayudarte a visitar los 10 destinos más caros del mundo sin romper la hucha. ¡Y empezamos por Irlanda! Veamos cómo puedes aprovechar al máximo tu escapadita a Dublín.

Cuándo visitar Dublín

El verano (julio y agosto) es la época más cálida del año y también la más concurrida, aunque los meses de primavera son estadísticamente los menos lluviosos (decir que son los «más secos» sería exagerar, ya que la media es de 15-20 días de lluvia al mes). Por lo tanto, para conseguir un viaje a buen precio cuando no haga muy mal tiempo, te recomendamos que reserves en abril-mayo o septiembre-octubre.

Cómo llegar a Dublín desde el aeropuerto y desplazarte en transporte público

@dodublintours Sit back and take it all in ☘️ #dublincity #visitdublin #traveltiktok ♬ (It Goes Like) Nanana – Edit – Peggy Gou

Hay un autobús exprés al centro desde el aeropuerto, pero cuesta 12 € ida y vuelta. Sin embargo, existe una opción más sensata: si estás pensando en utilizar el transporte público durante toda tu estancia, compra la DoDublin Freedom Card de GetYourGuide. Con ella puedes viajar del aeropuerto al centro en la línea 41 y aprovechar para desplazarte durante el resto de tu viaje.

Cuesta 47 € e incluye un pase de 48 horas para los autobuses turísticos de la ciudad (podrás bajar y subir las veces que quieras) y un pase de 72 horas para toda la red de transporte público: los autobuses urbanos de Dublín, la red de autobuses Go-Ahead, los cercanías DART y Commuter, y todas las líneas de tranvía Luas. Eso significa que, además de llegar a cualquier lugar de Dublín, también puedes ir un poco más lejos y visitar algunos de los bonitos pueblos de la costa. Aunque el precio asusta un poco al principio, ¡a la larga merece la pena!

Recorre la ciudad en bici

Si prefieres moverte a tu aire, el servicio de alquiler de bicicletas de Dublín está disponible en toda la ciudad y te ofrece una suscripción de 3 días por tan solo 5 €. Cualquier trayecto de menos de 30 minutos sale gratis, y luego cuesta 0,50 € la siguiente media hora, 1,50 € dos horas… Claro que también puedes dejar la bici en uno de los puntos de alquiler antes de que pasen 30 minutos y subirte a otra de inmediato para continuar con la ruta.

Museos baratos y gratuitos

 

Переглянути цей допис в Instagram

 

Допис, поширений The Little Museum of Dublin (@littlemuseumdub)

Si eliges los sitios adecuados, puedes explorar la historia y la cultura de la ciudad por muy poco dinero (¡o incluso sin gastar nada!). Puedes entrar gratis a dos de los mejores y mayores museos de la ciudad: el Museo Nacional de Irlanda – Arqueología (piezas de oro de la Antigüedad, tesoros vikingos y cuerpos de la Edad del Hierro perfectamente preservados durante siglos en turberas…) y la Galería Nacional de Irlanda. De hecho, los fines de semana incluso puedes disfrutar de un tour gratuito por la galería con expertos en arte local.

Otra buena opción es el Museo de Literatura de Irlanda (MoLI), ideal para los aficionados a la literatura irlandesa, que incluye una exposición rotatoria de diversas obras, incluidos manuscritos originales e instalaciones inmersivas. La entrada es gratis el primer viernes de cada mes de 18:00 a 21:00, y también es gratuita para estudiantes antes del mediodía los miércoles. Si no hay suerte, la entrada general cuesta 13,50 €. Si te apetece explorar el pasado de la ciudad, también puedes visitar el Little Museum of Dublin, que te muestra cómo ha cambiado Dublín en los últimos 100 años. Realizan tours gratuitos todos los miércoles por la mañana, un tour gratuito a pie sobre fútbol y una yincana alrededor de St. Stephen’s Green por 8 €.

Tours a pie

People walking down busy street in Dublin — Getty ImagesUn tour a pie es la forma más económica de ver gran parte del centro urbano de Dublín — Getty Images

Hay un montón de tours gratuitos (aunque se espera que dejes propina) por distintas zonas de la ciudad (como este), y también rutas de bares, recorridos paranormales por la noche y un montón de opciones más. Además, muchos están disponibles en varios idiomas, así que es muy fácil encontrar algo que se ajuste a tus necesidades.

Buscando estatuas

Statue of Daniel O'Connell in Dublin — Getty ImagesDublín es conocida por sus estatuas — Getty Images

Dublín ha sido la cuna de grandes personajes históricos, y a muchos se les rinde homenaje por medio de esculturas. ¡Recorrer la ciudad buscándolas puede llevarte a rincones interesantísimos!

En Merrion Square, por ejemplo, verás un monumento a Oscar Wilde, pero también está la Open Air Gallery. Todos los domingos, más de 200 artistas exhiben y venden sus obras, pero no es obligatorio comprar: puedes bucear por este enclave artístico de manera totalmente gratuita mientras disfrutas de esta majestuosa plaza de estilo georgiano. Por su parte, la estatua de James Joyce se encuentra en la calle North Earl del siglo XVIII, el poeta y escritor Patrick Kavanagh está sentado en un banco a orillas del Gran Canal en el puente de Baggot Street, y el cantante de Thin Lizzy, Phil Lynott, aparece orgulloso frente al famoso Bruxelles Rock Pub. ¡Quién sabe a cuántas personalidades más te encontrarás en tu viaje!

Ocio gratuito

Muchos de los pubs de Dublín ofrecen música en vivo gratis. Es cierto que las bebidas no son baratas, pero a cambio vienen con entretenimiento asegurado, ya sea folk, rock, jazz, música de cantautores o una jam session. También hay muchos que ofrecen concursos de Trivial o noches de karaoke ideales para hacer amigos, competir por el premio o dejar sordos a tus colegas hasta que llegue la hora de echar el cierre.

Los eventos de música en directo en el famoso Whelan’s no son gratuitos, pero sí bastante baratos. Se trata de un local pequeño por donde han pasado grupos y cantantes irlandeses antes de saltar al estrellato. Muchos de los eventos son de pago (aunque la entrada suele ser barata), pero también hay alguna que otra noche gratuita, además de eventos como una «silent disco» por 5 € o su legendaria noche indie con grupos en directo desde medianoche hasta las 2 de la madrugada por tan solo 10 €.

¿Eres más de monólogos? Pues ve de cabeza a The Stag’s Head. Este famoso local ofrece noches de comedia gratuitas todos los domingos y lunes, además de música irlandesa tradicional, jam sessions para ukeleles en las que puedes participar y cuentacuentos inspirados en el folclore local.

Comer y beber barato en Dublín

 

Переглянути цей допис в Instagram

 

Допис, поширений 777 Restaurant (@777dublin)

En Dublín se puede comer bien sin gastarse un dineral. Sí, hay un montón de restaurantes de alta cocina y pubs para turistas que podrían buscarte la ruina, pero también tienes muchos locales excelentes para disfrutar de comida deliciosa y abundante sin quedarte en números rojos.

Por ejemplo, está Pablo Picante, con cuatro locales en la ciudad, donde podrás disfrutar de contundentes platos mexicanos desde tan solo 5,50 €. Luego tienes Falafel, donde (¡sorpresa!) puedes comer un menú con falafel de entrante, un shawarma de pollo o döner kebab y una bebida por 13,50 €. También merece la pena el 777, donde los martes tienes dos tacos por 7 € y los domingos hay platos seleccionados y cócteles del día por 7,77 €. En The Ramen Bar puedes inflarte a fideos aprovechando sus gigantescos cuencos de ramen por unos 12 €, con un aperitivo por tan solo 3 € si vas a la hora del almuerzo. Por su parte, The Bernard Shaw es ideal si te apetece una hamburguesa, y a partir de mediodía del jueves hasta el domingo se celebra el Eatyard: una muestra de la mejor comida callejera de la ciudad, con pizza, pokes, vino y quesos locales.

 

Переглянути цей допис в Instagram

 

Допис, поширений 🌟 Miss Taken 🌟 (@iammisstaken)

¿Te mola el brunch? Pues no te pierdas locales como The Revolution, donde tienes barra libre de mimosas por 17 € junto con la comida, o el legendario Drag Brunch de Wigwam por 38 €, que incluye comida, tres cócteles y dos horas de diversión y juegos.

Souvenirs inusuales

Los mercadillos de segunda mano y otros eventos informales son lugares ideales para conseguir algunos recuerdos únicos de tu paso por Dublín. Olvídate de esas horteradas con leprechauns y tréboles que hay por todas las esquinas y aventúrate a buscar algo diferente en alguno de estos lugares.

 

Переглянути цей допис в Instagram

 

Допис, поширений Love Temple Bar Dublin (@lovetemplebar)

El último domingo del mes, Newmarket Square acoge el Dublin Flea Market, un evento cubierto con más de 60 puestos de ropa, vinilos, cuadros, postales, bicicletas de segunda mano y muebles (no es lo mejor si vienes en avión…), además de un montón de rarezas y curiosidades. El Liberty Market (de jueves a domingo) ofrece ropa, calzado, joyas y otros accesorios desde 1973 y te abre una ventana al estilo de vida cotidiano de Dublín. Otra opción es el Temple Bar Book Market (los sábados de 10:30 a 17:00), un paraíso para amantes de los libros, ya sean nuevos o de segunda mano, además de discos y vinilos de todo tipo.

Excursiones por la zona

Las redes de autobuses y de cercanías DART llegan a las zonas cercanas a Dublín, así que sería una pena que te fueras sin aventurarte a descubrir los pueblos de los alrededores.

Man sitting on wall at sunset looking out to sea and lighthouse by Howth coastal path — Getty ImagesHowth está a solo media hora del centro de Dublín — Getty Images

Un buen ejemplo es Howth, un pueblecito pesquero que se encuentra a tan solo 30 minutos de la ciudad. Allí comienza y termina la ruta costera de Howth: 16 kilómetros de increíbles senderos por lo alto de los acantilados. Merece la pena disfrutar de la caminata contemplando las furiosas olas que rompen a tus pies e intrépidas aves marinas revoloteando por allí. En el pueblo hay un agradable mercado local los fines de semana, una abadía del siglo XI en ruinas, un castillo, un faro y algunos restaurantes de pescado y marisco increíbles en el muelle.

Además, existe una ruta más corta (de 7 kilómetros) entre los pueblos de Bray y Greystones, a los que puedes llegar cómodamente en transporte público desde Dublín. El sendero se construyó para que los operarios que estaban trabajando en la línea de ferrocarril de la zona pudieran acceder a la obra. La ruta serpentea a través de campos de matorrales espinosos en lo alto de acantilados con unas vistas extraordinarias: a veces, incluso se ven delfines, marsopas y tiburones peregrinos nadando en el mar.

¡Pues así se visita Dublín sin gastar mucho!

Tanto si vienes un par de días como si vas a quedarte una temporada, Dublín está al alcance de todos los bolsillos: ¡y más si compras vuelos baratos con Kiwi.com! Entra a echar un vistazo y bucea por las ofertas para viajar a Dublín y otros destinos de Irlanda.

¿Te ha gustado este artículo? Entra en Kiwi.com Stories y descubre otras ideas para viajar sin gastar mucho.

Artículos relacionados