Ya disponible: ofertas de último minuto para toda Sudamérica

Inspiración de viajes


|

En Kiwi.com tenemos vuelos baratos de última hora a las ciudades más impactantes de Sudamérica, y queremos proponerte algunos de los mejores destinos con ofertas disponibles ahora mismo.

Entre las rutas más populares de Kiwi.com hay unas cuantas que van rumbo a Sudamérica, y no es de extrañar: este continente es un no parar de maravillas urbanas y paisajes espectaculares. Aquí tienes una pequeña selección de lugares que puedes visitar reservando con Kiwi.com.

Lima

Lima's main square at duskLima, enorme e intensa, cuenta con espacios públicos ciertamente impresionantes — Shutterstock

Lo primero que debes saber es que Lima es GRANDE. Aunque al oeste tiene una seria limitación geográfica (por ese lado da a la costa del Pacífico), la ciudad no deja de expandirse hacia el norte y el sur, y sus 43 distritos ya acogen a un tercio de la población del Perú.

Fundada en 1535 por el conquistador español Francisco Pizarro, Lima es una de las metrópolis más importantes en la historia de Sudamérica. Hoy en día ofrece una riquísima experiencia cultural con grandes palacios, plazas majestuosas, iglesias venerables y algunos de los mejores museos del continente.

Pero, más allá de esa distinguida faceta, Lima tiene otra dimensión completamente distinta. Gracias a su situación privilegiada en la costa del Pacífico, es un lugar ideal para hacer surf, nadar o lanzarse en parapente. Y, si no tienes ganas de mojarte, siempre puedes disfrutar de sus rutas de senderismo y cicloturismo en lo alto de sus acantilados refrescados por la brisa del océano. Por supuesto, después de todo ese ejercicio no tendrás excusa para no probar las delicias de la cocina tradicional peruana, que te espera en múltiples formas y modalidades desde puestos callejeros hasta restaurantes de lujo.

São Paulo

Skateboarder in the foreground of a busy street in São PauloSão Paulo puede intimidar un poco, pero es uno de los lugares más fascinantes y con más diversidad cultural de Sudamérica — Shutterstock

La primera imagen de Brasil que a mucha gente le viene a la cabeza es la de Río de Janeiro: playas interminables, fiestas, colinas verdes y demás. Ante ese panorama tan colorido, es fácil relegar a São Paulo al cajón de las caóticas megalópolis sudamericanas. Y, de hecho, lo es… pero para bien.

A primera vista, la ruidosa jungla de cemento y cristal que es São Paulo puede resultar intimidante, aunque en parte ahí reside su magia. Se trata de una de las ciudades con mayor diversidad cultural de Brasil (¡y eso es mucho decir!), de manera que sus calles son un estimulante crisol de manifestaciones artísticas, música, comida, vida nocturna, moda y muchas más cosas venidas de todos los rincones del mundo. Sus parques son un remanso de paz en medio del frenesí, y tampoco faltan playas para todos los gustos. Si quieres divertirte al estilo de Río, sube hacia el norte desde el puerto de Santos. Y, si prefieres costas más vírgenes, al sur tienes varios pueblecitos junto al mar. Busques lo que busques en Brasil, en São Paulo lo encontrarás multiplicado por cien.

Bogotá

Colourful street with a hilly backdrop in Bogotá La Candelaria, Bogotá — Shutterstock

Nuestra siguiente parada es la ciudad más grande de Colombia y capital del país (que, por cierto, año tras año figura en los primeros puestos de los destinos más populares entre los viajeros que vuelan a Sudamérica con Kiwi.com). Si visitas Colombia, es casi inevitable que en algún momento pases por Bogotá, que genera división de opiniones como pocas otras ciudades del continente. Algunos viajeros esgrimen el tráfico, el clima y las calles abarrotadas como argumentos para pasar de largo, mientras que a otros les encanta su arquitectura colonial, la desenfrenada vida nocturna, su vibrante escena artística y el muy «paseable» centro de la ciudad.

Es innegable que Bogotá puede resultar abrumadora, pero siempre habrá un oasis de calma entre el ruido y el trajín. Uno de ellos es La Candelaria, el centro histórico que se extiende en dirección norte desde la Plaza de Bolívar hacia la avenida Jiménez de Quesada. Este barrio de calles estrechas con edificios de color pastel y vistas a las montañas es un mundo aparte comparado con otras zonas de Bogotá, y ya no hablemos de otras ciudades de Sudamérica…

Esas mismas montañas pueden ser portadoras de lluvia y nubes, pero vale la pena explorarlas. Puedes subir a las arboledas de las alturas en funicular, en teleférico o a través de varias rutas de senderismo. En los parques nacionales de la zona te encontrarás tanto a turistas como a gente de la ciudad.

Medellín

Palm trees and structures in the garden of El Castillo Museum in MedellínMedellín tiene varios parques sencillamente increíbles, como el del museo El Castillo — Shutterstock

Hubo un momento en el que la ciudad colombiana de Medellín reunía todo lo que puede salir mal en un mismo sitio, pero actualmente es uno de los destinos más atractivos del continente. La Ciudad de la Eterna Primavera se alza entre montañas, lo cual garantiza un clima muy agradable durante todo el año. En las últimas dos décadas, Medellín posiblemente haya hecho más que cualquier otra ciudad del mundo para reinventarse.

Los cerros y barrios a lo largo del valle del río Medellín están conectados por el metro y los teleféricos del moderno sistema de transporte público de la ciudad, que da acceso a una plétora de parques y jardines, excelentes museos y plazas públicas en las que se organizan todo tipo de festivales y eventos culturales. El espíritu innovador de Medellín también se manifiesta en lugares como el Parque Arví, una reserva de ecoturismo con un mercado dominical de agricultores y rutas para recorrer a pie o en bicicleta, o el Parque de los Pies Descalzos, en el que se espera que te quites los zapatos y los calcetines para sumergirte en las sensaciones de la arena, el barro, la hierba y los guijarros (no te preocupes; también hay pozas de agua dulce para limpiarte). Ya lo ves: la Medellín de hoy es una ciudad progresista y amistosa que mira hacia el futuro.

Cuzco

Cusco cityscapeLa ciudad andina de Cuzco — Shutterstock

Cuzco es una base de operaciones ideal para empezar a zambullirse en la cultura andina y explorar el Machu Picchu. La antigua capital del imperio inca conserva ruinas repartidas por toda la ciudad y las colinas que la circundan, pero también está repleta de tesoros coloniales construidos alrededor (y, en algunos casos, directamente encima) de los vestigios que dejó la civilización anterior.

Cuzco es un centro turístico muy popular por razones obvias: aparte de la conexión con el Machu Picchu, las construcciones incas de la ciudad fueron ejecutadas con tanto esmero y destreza que muchas de ellas siguen en pie. Los habitantes de la zona están enormemente orgullosos de este legado, así que no es extraño salir de un oscuro callejón y encontrarte súbitamente en una plaza bañada por la deslumbrante luz del sol, llena de bailarines y músicos venidos de los pueblos cercanos para celebrar la cultura andina con todo su entusiasmo.

Tu primer contacto con la ciudad será probablemente la amplia Plaza de Armas, una llamativa mezcla de historia precolombina, colonial y moderna. ¿En qué otro lugar podrías tomarte un sofisticado cóctel en un ambiente impregnado de antiguos rituales incas? También puedes deambular por los talleres y casas encaladas de San Blas, el barrio de los artistas, y la interesantísima oferta de mercados locales, festivales y excursiones a lugares de interés arqueológico hará que te quedes en Cuzco durante días… ¡o semanas!

Cartagena

Woman walking down a flower-adored side streed in CartagenaPasear por la colorida Cartagena es una experiencia deliciosa — Shutterstock

Ya que hablamos de algunas de las ciudades históricas más cautivadoras del continente, desde Cuzco viajamos hasta Cartagena, en el Caribe colombiano. Su casco antiguo, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, es una de las joyas de Sudamérica con sus callejuelas serpenteantes, imponentes iglesias en plazas arboladas y paseos empedrados que discurren entre murallas y balcones cubiertos de flores.

Sin embargo, esta ciudad hoy tan relajada guarda algunas pistas fascinantes sobre el lado oscuro de su historia. No hay duda de la importancia de Cartagena para la colonia, y tanto el castillo de San Felipe de Barajas (la fortaleza más grande construida por los españoles en todos sus territorios) como el siniestro e hipnótico Palacio de la Inquisición dejan claro que aquí pasaron cosas.

Por suerte, en la actualidad solo hay que preocuparse de callejear por el casco antiguo día y noche o disfrutar de las muchas playas de la zona. La de Bocagrande, por ejemplo, está a solo unos minutos de la ciudad, y en dirección sur encontrarás una península famosa por su arena inmaculada y los chiringuitos de Playa Blanca. Las islas cercanas a Cartagena también son un auténtico paraíso: puedes llegar cómodamente a todas ellas en barco, y el único riesgo es que no te quieras ir de allí jamás.

¿Quieres leer más artículos de viajes? Entra en Kiwi.com Stories.